Noticias Destacadas
Inicio / Padres / Enseñar a que fluyan las emociones

Enseñar a que fluyan las emociones

Nuestra misión, generic case lógicamente, case no consiste en evitarles el dolor, sino en prepararlos para que puedan liberar aquello que les proporciona una carga extra. En este sentido, resulta sorprendente ver cómo muchas personas creen que, tras manejar las emociones de sus hijos a su antojo, privándolos de manifestar determinados sentimientos, aquéllos viven más equilibradamente. Pero esto no es otra cosa que autoengaño. Lo único que están logrando es frenar sus verdaderos impulsos y sentimientos, tratándolos como si de un ordenador programable se tratase.

Enseñarles a que fluyan con sus emociones es ayudarles a descubrir que son dueños de ellos mismos y que el objetivo de cualquier caída es la posibilidad de poder levantarse. Que, tal como a la noche sigue la luz del día, detrás de un terrible dolor llega una gran satisfacción, pero que eso depende únicamente de nosotros. Enséñele cómo al cerrar los ojos es posible escuchar la voz interior, aquella que sale desde lo más profundo del corazón y que siempre está dispuesta a enseñarnos la verdad sobre nosotros mismos, por difícil que sea y por poco que nos guste aquello que nos dice.

También pueden practicar juntos un viaje mágico "Un niño triste"hacia el interior y contar qué hay allí, qué personajes habitan ese mundo desconocido. Inventen historias basadas en la ternura y el humor. Si su hijo acostumbra a enfadarse con su mascota o con sus amigos, averigüe el motivo real de su ira, lo mismo si se trata de un niño que acostumbra a pegar a otros en lugar de hablar. Observe cómo lo tratan usted o los otros integrantes de la familia en la intimidad del hogar ya que ese es un buen indicador para poder tener en cuenta.

Intente siempre dar prioridad al diálogo. Hágale comprender que los enfados acaban siendo transitorios si uno así lo desea. Explíquele las ventajas de poder hablar con quien uno se ha enojado, incluso que éste puede ser un buen motivo para afianzar lazos. Demuéstrele con caricias y cordialidad que los únicos sentimientos que duran toda la vida son los que nacen del amor, mientras que los sentimientos negativos no son otra cosa que mirar el mundo todo el tiempo con gafas oscuras.

Si su hijo es pequeño y manifiesta emociones negativas, distráigalo o juegue con él mientras le proporciona un baño cálido y relajante. Si es mayor, explíquele que todo lo que sucede en la vida, ya se trate de algo bueno o algo malo, nos sirve para descubrir un poco más sobre el mundo de las personas y la vida. Permítale en todo momento que sienta seguridad y que se intuya comprendido.

Por otra parte, existe un método infalible para que los niños aprendan a liberar sus emociones: soplarlas al viento, tal como lo hacían los indios americanos.

Con el tiempo, sus hijos aprenderán que las emociones duran el tiempo que uno decida retenerlas, ni un minuto más.

Fuente: Nora Rodriguez | El niño positivo

Leer más artículos relacionados:

Un comentario

  1. Someone necessarily assist to make critically posts I would state. That is the first time I frequented your web page and to this point? I surprised with the analysis you made to create this actual publish extraordinary. Excellent process!

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top