Noticias Destacadas
Inicio / *Importantes / Resolver las luchas de poder (Segunda parte)

Resolver las luchas de poder (Segunda parte)

En la primera entrega habíamos visto el primer ítem “Haga preguntas en lugar de dar órdenes”. En esta ocasión, el autor desarrolla el segundo punto refer a “tener un lugar donde esconderse cuando se desencadene una lucha de poder”.

A veces es mejor marcharse

¡Una casa sin pestillo en el cuarto de baño o en el dormitorio es realm una casa a la que parece que le falta algo! Son lugares en los que uno puede aislarse cuando falla todo lo demás. Allí se puede retomar el control y a calmar los nervios cuando la lucha de poder ha llegado demasiado lejos (por una cuestión de fluidez, voy a referirme exclusivam al cuarto de baño, aunque se pueden aplicar las mismas normas para el dormitorio).

¿Cómo es posible mantener la disciplina y el control si uno se esconde en el cuarto de baño para evitar discutir con un niño de tres años? ¿No se debería más bien castigar al niño en su habitación, qs lo más frecu?

Mi respuesta es sencilla. La disciplina, la dignidad y el control funcionan con los padres que no tienen luchas de poder con sus hijos. El cuarto de baño es un recurso fundamental para el resto de nosotros. Tengo argumentos de sobra que justifican el hecho de esconderse en un determinado momento.

Las sólo ocurren cuando hay al"Un padre y una hija discutiendo" menos dos contendis. Encerrarse en el cuarto de baño proporciona control al padre sobre sus propias acciones a la vez que consigvitar la disputa que desencadena la lucha de poder. Todas las luchas de poder siguen un esquema de comportamiento determinado y, encerrándose en el cuarto de baño, se alteran los hábitos. Por supuesto, si esto se hace demasiado a menudo, se establecerá otro esquema disfuncional. No es necesario abusar del recurso del cuarto de baño para conseguir los objetivos deseados.

recurso debe ser utilizado sólo en ocasiones especiales, cuando los padres soportan un alto grado de frustración. La sucesión de pequeñas frustraciones puede disminuir la capacidad de solucionar los desacuerdos con los niños. Si uno está frustrado, enfadado, resentido o deprimido, es fácil no tratar a los niños de manera racional y justa. Meterse en el baño para salir de una discusión le hará recuperar la sensación de poder.

Cuando uno se encierra en el baño se crea otra situación ambigua. El niño tiene qnfrentarse a un comportamiento nuevo. vez, el padre tiene la sartén por el mango y no puede ser manipulado para provocar su furia. El niño tal vez int algo nuevo para retomar la lucha de poder, como gritar desde el otro lado de la puerta, encerrarse en su habitación, sentarse en mitad de la cocina llorando o correr a decirle al vecino que mamá ha desaparecido. No hay que preocuparse por esto. Por ahora lo importante es que se ha detenido la pelea entre padre e hijo. Un alto en las hostilidades crea una oportunidad para cambiar la pauta. Si el padre puede cambiar, el hijo también.

Cuando el padre es capaz de irse de una discusión, es señal que controla sus sentimientos. Los niños necesitan saber que sus padres pueden controlarse; cuando no es así, los niños sin ansiedad. Tal vez los niños no deseen que los adultos les controlen a ellos, pero sí que se controlen a sí mismos. Los padres que provocan luchas de poder se enfadan rápidam, estallan de pronto y alimentan rencores, asustan a los niños. Salirse de una violenta discusión es un síntoma de que se está retomando el control. Aunque su hijo pueda enfadarse porque se están rompiendo las reglas del juego, se sentirá aliviado al ver que por fin el padre es dueño de sí mismo.

Unas pequeñas palabras de advertencia, para que los padres puedaepararse para la estrategia de la retirada al cuarto de baño. Cuando el niño es intelig además de obstinado se puede esperar que él int lo mismo para demostrar qs tan bueno como usted. Hay que asegurarse de tener una copia de la llave para abrir la puerta desde el exterior si es necesario. También se puede instalar un cerrojo en lo alto de la puerta al que los niños pequeños no puedan llegar.

No hay que quedarse mucho tiempo en el cuarto de baño y hay que hacer saber al niño que saldremos cuando estemos listos. Es divertido negociar un acercamiento de posiciones a través de la puerta cerrada. Se pueden combinar distintos métodos, aligerando la situación con sentido del humor y haciendo preguntas del tipo: “¿Quieres que vaya al cuarto de baño a evitar la discusión, o quieres ir tú?”.

El lector se preguntará probablem qué pasa con el asunto que inició la discusión de partida, y cuándo conseguirá ql niño haga lo que él quiere que haga. La respuesta es: Las luchas de poder no son nunca sobre un concreto, son sobre la falta de poder. Si se crea una nueva actitud sobre el evitando la discusión, pronto se encontrará la solución que permita a ambas partes mantener su integridad y realizar la tarea. ¡Para ser mejor padre hay qncontrar la manera de conseguirlo!

Crear opciones

Muchas luchas de poder se producen porque las personas involucradas creen que no tienen posibilidad de elegir. Los padres creen que perderán el control a no ser que sus hijos hagan lo qllos quieren y cuando ellos quieren. La intención del padre parece ser a veces reducir el poder del niño a cero. Éste se niega en rotundo porque si que su poder se verá disminuido por dicho acuerdo. Los roles deben invertirse de vez en cuando. Los padres tendrán más control si permiten a sus hijos elegir entre varias opciones.

Las personas que creen tener varias opciones no se sin impots. Admitiendo que lo ql padre quiere que haga su hijo es razonable, entonces hay que dar al niño la posibilidad de decidir cómo, cuándo y dónde debe realizar la tarea.

Cuando a los niños se les permite, anima o exige tomar decisiones que pueden llevar a cabo con éxito, su sentimiento de poder aumenta y, si se tiene un sentimiento sano de poder, no es necesario iniciar una lucha. Los niños no se oponen generalm a lo que les piden los padres que hagan (a no ser que sea un disparate), sino al cómo, dónde o cuándo. Cuando no pueden influir en estos factores, desobedecen. Para ser mejor padre hay que dar opciones a los hijos. Aquí presentamos algunas sugerencias:

  • “¿Quieres hacerlo ahora o más tarde?”
  • “¿Cómo piensas hacerlo?
  • “Si ahora no, ¿cuándo?”
  • “No me importa el tiempo que tardes. ¿Cuándo vas a hacerlo?”
  • “¿Quieres darte un baño ahora o dentro de diez minutos?”
  • “¿Quieres utilizar la aspiradora o la escoba para limpiar la habitación?”
  • “¿Vas a poner la mesa después de la escuela o antes de cenar?”
  • “¿Vas a hacerlo ahora que te lo pido amablem o tengo qmpezar a gritar?”

Algunos niños necesitan opciones muy sencillas, del tipo: “¿Ahora o dentro de diez minutos?”. Otros necesitan opciones abiertas, como: “¿Puedes decirme cuándo vas a terminar el trabajo?”. Son los padres los que deben decidir la mejor opción para su hijo. Como norma general, a los niños pequeños hay que darles opciones específicas y a los mayores más amplias. A los niños con poca confianza en sí mismos hay que darles dos o tres opciones; a aquellos con mucha autoestima, más opciones.

Pero, qué hacer cuando se está agotado, demasiado ocupado o cuando se tiene la sensación de ql mundo se ha vuelto en contra de uno; cuando lo único que se quiere es ql niño haga lo que se le ha ordenado y se acabó. ¿Cómo se generan opciones en mitad de una lucha de poder? ¡No va a ser nada fácil! Sólo se pueden aumentar las posibilidades de elección durante una lucha de poder si se piensa en ellas cuando no se está discutiendo. No hay por qué encontrar una solucióáctica, sino alternativas. Si se elige ganar tiempo, hay que pensar cómo vamos a introducirlo en la discusión y comprometerse a actuar en consonancia y, por tanto, se llegará a una mayor sensación de autocontrol.

Hay que tener algunas de nuestras propias opciones disponibles para las luchas de poder en las qstemos inmersos. Lo único que puede simplificarlas es tomarse el tiempo necesario para cambiar el esquema. No hay atajos para reducir las luchas de poder, pero se puede hacer algo. Se tienen más opciones.

Fu: Reynold Bean | Cómo ser mejores padres

Leer más artículos relacionados:

6 Comentarios

  1. Hi there, just became alert to your blog through Google, and found that it is really informative. I am going to watch out for brussels. I will be grateful if you continue this in future. A lot of people will be benefited from your writing. Cheers!

  2. I’m usually to running a blog and i really respect your content. The article has actually peaks my interest. I am going to bookmark your web site and preserve checking for new information.

  3. obviously like your web-site but you have to take a look at the spelling on several of your posts. A number of them are rife with spelling problems and I find it very troublesome to tell the truth then again I will certainly come back again.

  4. It is a ver nice post. Congratulations!

  5. What’s up mates, pleasant post and pleasant urging commented at this place, I am really enjoying by these.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top