Noticias Destacadas
Inicio / *Destacados / Hijos responsables

Hijos responsables

Si desde pequeño le inculcamos a nuestro hijo el valor de la responsabilidad, se convertirá en el día de mañana en un adulto comprometido con la vida y sus semejantes.

Es tarea de los padres enseñar desde pequeño a un niño a hacerse responsable. Si este objetivo se logra, significa que el niño es capaz de tomar decisiones de forma inteligente, enfrentarse a los problemas sin perder la cabeza y tomar el volante de su propia vida.


¿Cómo se logra?

Enseñar a un niño a ser responsable no es tarea fácil. Sin embargo, si se tiene en cuenta que cada edad tiene sus propias limitaciones y siendo conscientes de no excederse a la hora de impartir las enseñanzas, se logra el objetivo con un éxito total del cual cualquier padre se puede sentir orgulloso.

Cuando el niño es pequeño lo caracteriza la impulsividad y laUn niño transportando una cesta de manzanas
toma de decisiones en las cuales no prima el razonamiento. En esta etapa son los padres quienes deben asumir la responsabilidad, decidiendo por él determinadas cosas, por ejemplo, aceptar o declinar invitaciones, sacarlo de un lugar cuando está siendo molestado por otros niños etc. No se trata tampoco de enfadarse con él o molestarse porque no sepa defenderse o actuar como nos gustaría que lo hiciese. Ahora, lo que sí está en nuestras manos, es ofrecer un buen ejemplo de comportamiento o toma de resoluciones por nuestra parte para que actuemos como espejo de ellos.

Una forma de educar a los hijos es con determinadas acciones que les podemos dar para que empiecen a ser responsables. Un buen ejemplo es que se acostumbre a levantar de la mesa la taza donde tomó el desayuno o la merienda. Esta es una tarea que está al alcance de cualquier niño, siendo además la misma una obligación de carácter sencillo. Es importante felicitarlo cada vez que realiza esta acción ya que vamos a ir de a poco afirmando este comportamiento. En caso de que algún día la taza se caiga al suelo, solamente decir que son cosas que pasan y nada más. Estamos valorando su responsabilidad.

Por otro lado puede ocurrir que el niño no tenga ganas de hacer nada, ni siquiera levantar la taza de la mesa. En este caso es importante permitir que abandone la tarea sin dar demasiada importancia al hecho aislado. Se trata de estimular a que participe pero nada más.

La idea es que en la medida que va creciendo, hacerle notar al niño, que su responsabilidad también va en aumento. Así que, cuando ya tenemos un hijo mayorcito que comienza el colegio, está muy bien inculcarle una rutina de llegada en la cual sigue la merienda e inmediatamente que realice sus deberes. Establecer horarios y rutinas es una buena ayuda para que ellos sean responsables para consigo mismos. Si el niño pide ayuda con sus deberes, es excelente idea brindarle apoyo pero nunca hacer por él, el trabajo que le corresponde.

También es responsabilidad de ellos que su cuarto quede ordenado. Por ejemplo, antes de irse a dormir el niño debe guardar sus juguetes sin necesidad que los padres se lo recuerden. En la medida que cumple con lo que corresponde, es bueno alabarlo en voz alta aunque sin exagerar. Si en algún momento se le trae un pequeño regalito, explicarle que es porque como padres se sienten felices de su buen desempeño.

Por otro lado, se le puede plantear una lista de actividades para que él elija: entre dos o tres videos, entre dos o tres salones de fiesta para que festeje su cumpleaños, entre algún amigo para que lo invite a jugar….y dejar que él escoja. La toma de decisiones es una responsabilidad en sí misma. Está visto que cuando los niños no saben elegir, crecen sin saber lo que quieren y se muestran inseguros en el momento de tomar iniciativas.


Ahora que es más grandecito…

A partir de los 6 años de edad los niños entienden que su falta de responsabilidad, causa un efecto que puede ser dañino en los demás. Ya entienden lo que está bien y lo que no. Están en una edad en que están más atentos a los intereses de los demás y esto es debido, en parte, a la necesidad que tienen de ser aceptados por sus amigos.

Una buena idea es alentarlo para que ayude a resolver por él mismo los conflictos que se presentan entre los compañeros de clase o amigos. Eso es una buena acción y va a ser muy bien visto a ojos de los otros chicos lo que tendrá como consecuencia un aumento de su autoestima.

Entre los 9 y 11 años es una etapa en que se empiezan a consolidar las amistades y quieren empezar a ser verdaderamente independientes. Es necesario que comprendan que existen espacios de libertad y otros de responsabilidad, y que no es bueno ceder ante la presión que pueden ocasionar los otros niños. Enseñarles que en determinados temas importantes, no deben dejarse llevar por lo que digan los demás.

Es una etapa además, que se caracteriza porque no les importa tanto si una maestra lo felicita, pero sí les encanta el reconocimiento de sus pares. Nuestra tarea es alentarlos para que elijan sus amigos en chicos buenos, también responsables. En el futuro puede ser causa de un buen desarrollo o la aparición de problemas de conducta.


Adolescencia y responsabilidades

Si durante el período de la niñez no logró interiorizarse con el sentido de la responsabilidad, el adolescente vive sus obligaciones como una imposición de los adultos y en lucha permanente con los mismos. Es vital que los padres estén siempre de acuerdo en lo que son las normas y límites que se quieren establecer y sostener además lo que se quiere lograr con cualquier decisión que se haya tomado. Por más que el adolescente se queje de lo que sus padres impongan, los mismos deben mantenerse firmes y seguros frente a lo establecido. Como padres se deben evitar las luchas de poder con los hijos.

Es muy importante que al terminar el período de la adolescencia, nuestro hijo haya adquirido una responsabilidad y auto exigencia que le permita ser independiente y poder tomar entonces las riendas de la vida.

Si logramos nuestro objetivo, nuestro hijo es consciente de lo que quiere lograr en la vida tanto material como emocionalmente. Como padres hemos cumplido con nuestra tarea.

Gabriela Nari | Editora de Suhijo.com

Leer más artículos relacionados:

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll To Top