Noticias Destacadas
Inicio / *Importantes / Cómo hacer para que las mentiras no se conviertan en un hábito

Cómo hacer para que las mentiras no se conviertan en un hábito

Todos los padres tienen que enfrentarse a la falsedad, y esta experiencia los deja a menudo disgustados y perplejos. Las razones más comunes por lo que los niños min son:

  1. El niño no está todavía seguro de la línue divide la realidad de la ficción.
  2. Está ocultando su culpa o sus faltas.
  3. Quiere evitar el castigo.
  4. Tiene esperanzas de recibir elogios y afecto.

Si trata de juzgar las mentiras de su hijo, tenga en cuenta la forma en que él ve el mundo. La niñez es un período de viva imaginación, fantasías y fingimientos. Para un niño con una imaginación activa la frontera entre realidad y fantasía no está claram definida. Lo que desea y sueña puede a veces ser más real para él que la propia realidad. Así que si viene y le dice que ha estado hablando con un duendecillo en el jardín: ¡ba allí, de verdad! ¡No me lo estoy inventando!, por qué no participar del espíritu de la ocasión, al mismo tiempo que le da muestras de saber que todo es fingido. Todo esto además dejando de lado cualquier comentario negativo hacia el niño.

Muchos niños tienen compañeros de juegos"Un niño mentiroso" imaginarios durante un tiempo, normalm a la edad de cuatro y cinco años. Puede ser un amiguito que debe tener su silla propia en la mesa. No necesita preocuparse de estos amigos imaginarios; casi siempre se desvanecen cuando el niño tiene diez años. Los niños pequeños usan la fantasía como un modo de explorar las relaciones y las situaciones (como ir a la escuela o al hospital) y sería una pena despojarlos de su diversión y aprendizaje con la insistencia en la verdad y sólo la verdad todo el tiempo, así que, por sobre todas las cosas, mantenga la calma, qsto va a pasar.

Los niños min, como los adultos, para escapar de las consecuencias de sus delitos. Por ejemplo, su hijo pequeño ha roto su jarrón favorito cuando se estaba peleando con su hermano y le dice ql gato se subió a la mesa y lo tiró. Algunas veces los adultos presionan a los niños para que mientan poniendo demasiado énfasis en su necesidad de brillar en la clase. Una niña que tiene qsforzarse para mantener el ritmo de sus compañeros se inventa historias sobre las buenas notas que saca o los elogios que de ella hace el maestro. Sabe que si dice la verdad su madre se ofenderá y será mordaz.

A menudo los niños tratan de aumentar su prestigio en un mundo en el que se sin pequeños e insignificantes, contando historias increíbles sobre, por ejemplo, el nuevo coche deportivo de la familia qs realm un coche abollado de segunda mano. Hacen esto porque han aprendido de los adultos que los rodean qstas cosas son fu de admiración y estima. Pero, algunas veces, los niños que min no perciben las circunstancias de la forma en que usted lo hace y se sin juzgados injustam si usted los llama mentirosos. Cuando dos hermanos se pelean es siempre el otro el qmpezó. Cuando dos hermanas se cortan y peinan elo la idea ha sido siempre de la otra.

A medida que un niño crece y se si más seguro, ya no si normalm la necesidad de contar todas las mentirijillas que aumentaban su autoestima. Por supuesto, algunos individuos siguen mintiendo hasta que son adultos y, al final, tieneoblemas para distinguir entre lo verdadero y lo falso.

La mentira persist es una señaligrosa. Asegúrese de que no está agravando el problema siendo demasiado duro. Si el castigo por quebrantar las normas es demasiado severo, su hijo puede verse forzado a hacer un gran esfuerzo para negar que las ha quebrantado. Si un niño qmpieza a andar rompe por accid un adorno de valor y lo confiesa y usted pierde los nervios, lo más probable es que acuse al gato la próxima vez. El paso más importante para enseñar a un niño a no mentir es tranquilizarlo suficim, de manera que no tenga que recurrir a las mentiras. Tendrá de esta manera, un hijo que crecerá responsable de sus actos.

Finalm, trate de dar buen ejemplo. Puede contarle lo que usted llama mentiras piadosas o mentirijillas, con sus mejores intenciones, diciéndole que su periquito se ha ido de visita, en vez de explicarle que se ha muerto. No será sorprend si el niño tiene problemas en comprender por qué sus mentiras no nos aceptables y las suyas sí.

Fu: Martin Herbert | Los problemas de los niños

Leer más artículos relacionados:

4 Comentarios

  1. So much is one particular from the most incredible posts I ve readed about this topic so please maintain on writing and youve a single far more fan!

  2. Este fue un mensaje realmente interesante. Me gustaría poner por un escrito como éste en mi sitio, además, – toma tiempo y esfuerzo real para hacer un artículo muy muy bueno – gracias

  3. Muy buenos los puntos que tocas con respecto a este tema

  4. Good web site! I really love how it is simple on my eyes and the data are well written. I’m wondering how I could be notified whenever a new post has been made. I’ve subscribed to your RSS feed which must do the trick! Have a great day!

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top