Noticias Destacadas
Inicio / *Destacados / El control de las emociones

El control de las emociones

Utilizamos la comunicación para instruir, aprender, relacionarnos entre nosotros; pero, sobre todo, para expresar nuestros sentimientos. En un grado muy significativo, la capacidad que tengamos de controlar nuestras emociones determinará el éxito de esa expresión. Nuestro estado de ánimo –ira, tristeza, angustia- puede afectar a lo que pretendemos decir y distorsionar drásticam lo que creemos haber oído.

Los hijos de todas las edades emplean una amplia"Padres discutiendo fr a su hijo" gama de tácticas para irritar a sus padres. Una madre lo denominó abuso filial: los pequeños de tres años chillan y gimen, los de siete interrumpen; luego, hacia los trece, los antes pegados niños deciden qs denigrante dejarse ver en compañía de los padres, y más aún acatar una simple orden. Durante estos períodos ten exasperantes, en los cuales los padres se ven empujados al límite, un estallido emocional imprevisto puede destrozar a un hijo inseguro. No llegue nunca a ninguna lucha de poder, ya que después es más difícil resolverla.

¡Fuera de mi vista! ¡Eres un completo imbécil! ¡No vales las molestias que nos tomamos! s explosiones fulgurantes son otros tantos ataques, y los ataques provocan actitudes defensivas y generan rencores muy sentidos, como comprobó la señora Scarpelli tras emprenderla contra Jina, su hija de quince años.

No recuerdo qué hizo aquel día, pero me sacó totalm de mis casillas y grité en un arranque de furia: ¡Te odio!. De súbito se acabó la trifulca. Hubo un silencio sepulcral. Ella se metió en su cuarto y me dejó a solas con aquel comentario estúpido, que naturalm no sentía. ¡Duró varios meses! Yo no ndía su negativa a perdonarme. No paraba de repetirle: ¿Cuántas veces tendré que decirte que te quiero? ¿No cuenta eso para ti? Pero Jina seguía consternada por mis palabras, pese a saber que las había pronunciado en un momento de enajenación. No tenía ni idea de que un desliz como aquél pudiera resultar tan dañino. tweet

La sigui declaración es de las que reiteramos con frecuencia. Pero no debería quedar obsoleta, porqs la esencia misma de la educación: Más que ninguna otra cosa, los hijos aprenden los comportamientos observando a sus padres.

Puesto que sus hijos tratarán de emularle fielm, procure que su comunicación con los demás –ellos mismos, su pareja, los amigos o los extraños– sea serena y respetuosa. Los padres son seres humanos, sin embargo int ser siempre razonado, aunque deba realizar esfuerzos titánicos, mantenga la calma, porque si un hijo pequeño le ve porfiar y bramar, aprenderá qs así como se comunican las personas. El lenguaje emocionalm subido de tono no sólo traba la comunicación, sino que puede inducir al niño a creer que él es la causa del conflicto. O, peor aún, hacerle pensar que sus padres le van a abandonar o que quieren destruirse entre sí.

La historia que referimos a continuacióocede de una pareja que discutía regularm delante de su hijo, hasta que un día quedaron perplejos por algo que hizo equeño. Aquello les obligó al fin a concienciarse de que sus fuertes altercados perturbaban enormem al niño.

Jamás olvidaré aquella vez, cuando Aaron tenías sólo seis años, en la que –como de costumbre– Mort y yo comenzamos a reñir en la cocina, chillando y despotricando, emperrados en forzarnos a cambiar mutuam de opinión. El ambi no cesaba de caldearse. De pronto, Aaron se plantó de un salto entre nosotros y nos separó físicam, mientras vociferaba con toda la potencia de sus pulmones: ¡BASTA! ¡DEJAD YA DE PELEAROS!. Mort y yo nos callamos e intercambiamos una mirada. Luego clavamos la vista en aquersonaje con los ojos hinchados, enrojecidos, y los brazos extendidos para mantenernos a raya. Era una estampa lastimosa. Nunca en toda nuestra vida volvimos a discutir eesencia del niño. tweet

Una madre a la qntrevistamos se atenía a una regla inmutable, que obviam habría evitado la escena descrita anteriorm.

La norma de comunicación más importante en casa, y en la que no hubiéramos tolerado ninguna desviación, era sencillam ésta: Nada de gritos. No se permitían, y jamás se hicieron concesiones al respecto. tweet

Luego nos explicó que su madre también había usado siempre con sus nietos un tono de voz tranquilo pero persuasivo que le había dado muy buenos resultados.

Mamá sólo tenía que decir con su estilo pausado, pragmático: Deja eso, y ya sabes que hablo en serio y, como por arte de magia, ¡los niños lo dejaban! Ignoro qué era, pero ellos lo captaban y sabían muy bien que no bromeaba. Siempre estaba calmada, nunca levantaba la voz. Era pasmoso el respeto que les inspiraba. tweet

Aquella madre se había adherido a otra regla tan estrictam como a la de No gritar. La llamaba Regla de cortesía.

Tanto si los niños estaban de humor para charlar como si no, la norma era que debían al menos saludar a los demás miembros de la familia con un Hola al entrar en la habitación y un Adiós o un Buenas noches al salir. No me importaba cuáles fuesen sus problemas ni por qué estaban de mal talante; tenían que ser lo bastante amables como para participar del grupo familiar con ese mínimo gesto. tweet

No queremos en nuestros hijos. Deseamos para ellos un sano y responsable crecimiento y son los padres quienes tienen en sus manos, la llave para lograrlo. Dar el mejor ejemplo para qllos construyan una base sólida, es el mejor legado que podemos brindarles.

Fu: Alan Davidson – Robert Davidson | Los secretos de los buenos padres

Leer más artículos relacionados:

7 Comentarios

  1. El artículo está muy bien sobre todo porque me sentí muy identificado en varias cosas. El discutir en presencia de nuestros hijos es un hecho que está realmente mal. Claro que estoy hablando de discusiones muy subidas de todo, evidentemente los afecta y no tienen por qué sufrir este mal trago.
    Aprovecho par felicitarlos por este excelente sitio. Ojalá lo sigan trabajando como lo están haciendo hasta ahora porque los artículos que están publicando son mi agrado. Los encuentro de lo más interesantes.
    Un consejo: publiquen mas videos
    Saludos

  2. Es una lástima que no tengan el botón de “donar” ya que con mucho gusto lo hubiera hecho. De todas maneras voy a compartir este sitio con mi amigos en facebook

  3. Gracias por este sitio web informativo. El artículo está redactado en forma clara y concisa.

  4. Gracias por el valioso artículo. Es en verdad un disfrute poder leer artículos con este contenido tan valioso. Soy psicólogo y quedé gratamente sorprendido con lo que se encuentra acá. Por cierto, ¿hay alguna manera de que podamos seguir en contacto?

  5. Este es artículo muy interesante. Usted es un blogger muy hábil. Me he unido a su feed RSS y esperemos que suba más artículos en tu magnífico site. Además, he compartido su sitio web en mis redes sociales!

  6. My partner and I absolutely love your blog and find many of your post’s to be exactly I’m looking for. Do you offer guest writers to write content for you personally? I wouldn’t mind writing a post or elaborating on a lot of the subjects you write with regards to here. Again, awesome web site!

  7. Tengo que decir que estoy gratamente sorprendido por este sitio. En realidad, rara vez me encuentro con un blog que es a la vez educativo y divertido, y déjenme decirles, has dado en el clavo con este artículo. Estoy muy contento de que me topé con esto en mi búsqueda de algo relacionado con este tema.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top