Noticias Destacadas
Inicio / Padres / Actitudes / Escuchar las opiniones de tu hijo

Escuchar las opiniones de tu hijo

Muchos padres creen que porque sus hijos son pequeños es absurdo que opinen. Si son grandes, como dan por sentado que se van a oponer, ni siquiera los consultan. Así, el hecho es que muy pocas veces se los tiene realm en cuenta, con lo que sólo en esas raras ocasiones los padres cambian su punto de vista.

Oír que nos quieren decir nuestros hijos no implica cambiar drásticam el curso de los acontecimientos, como tampoco permitirles hacer lo qllos quieren. En todo caso, de lo que se trata es de ser capaces de comprender cómo ven ellos el mundo desde su perspectiva y que den un paso más para ser responsables.

Entre los dos y los cuatro años nuestros hijos viven"Madre e hijo conversando en el césped" una etapa estrictam egocéntrica y animista, con lo que escuchar qué opinan de ciertos s puede incluso hasta resultar tan tierno como divertido si sabemos ponernos en su lugar.

Cuando ya son mayores, hasta aproximadam los diez años, viven emociones y sentimientos confusos, que oscilan entre aquello que dejaron en la primer infancia y los logros actuales. Sus opiniones en esta etapa son variables y ocurrs, y hasta pueden sorprendernos por su originalidad e ironía. na buena oportunidad para ir enseñándoles buenos modales.

Tenga en cuenta que, aunque la mayor parte de los niños parezcan opinar siempre de acuerdo con sus intereses, a algunos verdaderam les cuesta hacerlo. Recurra a los difers tonos de voz y a la utilización de palabras que se adecuen a su edad para lograrlo.

Un modo de comenzar a hacer que sus hijos opinen es narrándoles cuentos, leyendas o fábulas adaptándolas a la edad que tengan. Una vez que haya finalizado, pregúntele si le gustó, qué opina de determinado personaje, o bien si le parece que la historia acabó correctam.

Recuerde que a los tres años usted no debe darle más de un hilo argumental, debe hablarle de personajes conocidos –su mascota, la familia, por ejemplo– y no dejar que la narración sea más larga de diez minutos. A los cuatro años, ya está preparado para que le hable de s que incluyan al barrio o la escuela, así como referirse a personajes de uno y otro lado alternativam. A los cinco, usted podrá hablarle de los planetas, del sol o de un viaje intergaláctico, que comprenderá perfectam.

Queda claro qn ningún caso deberá buscarse la opinión de los niños para solucionar uoblema de adultos, por ejemplo un cambio de opiniones entre mamá y papá o los abuelos, como tampoco si se trata de discusiones entre padres separados. Esto es devastador para ellos. Es como obligarles a tomar partido y a qlijan por el amor de uno u otro miembro. Usted no puede ni debe poner a sus hijos en tal situación, más aún porque tarde o temprano le harán culpable por haberse visto forzados a hacerse cargo de tal o cual actitud.

Recuerde: la opinión de los niños sólo es válida para comprender un poco más su manera de ver el mundo y, si es necesario, dar un giro a la forma en que se los está educando.

También es importante motivar la opinión de los niños para la resolución de juegos de ingenio o cuestiones relacionadas con el cuidado de la naturaleza o el medio ambi. Pueden realizar juntos grandes construcciones con cubos de madera, ollas o vasos de plástico. Déjelo expresar su opinión si quiere que las cosas sean de otra manera. O pregúntele, por ejemplo, qué idea tiene sobre cómo hacer para que su mascota no ensucie la casa.

Tenga pres que durante el juego su hijo está aprendiendo a negociar y a compartir, a opinar y a aceptar también el punto de vista de los demás; le está inculcando valores. Recupere junto a él el placer de ver el mundo desde el asombro y la ingenuidad. Mientras tanto, no olvide elogiar su independencia y esfuerzo; él también espera su opinión.

Fu: Nora Rodríguez | El niño positivo

Leer más artículos relacionados:

Un comentario

  1. Si realmente se supiera cuan importante es para nuestros hijos, que los escuchemos, seguramente muchos padres podrían permanecer callados y tratar aunque no lo sientan, de permanecer callados.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top