Noticias Destacadas
Inicio / *Destacados / ¡Hora de irse a la cama!

¡Hora de irse a la cama!

Hay varios hechos que pueden hacer la diferencia entre un niño que se va a la cama contento y otro que no quiere y no para de discutir. Hacer ql momento de irse a dormir sea agradable, es una responsabilidad más de los padres. Para cualquier niño qstá agotado, resulta de lo más tentador irse a la cama si el entorno lo apoya, es decir, que se invite al niño en tono alentador, agradable, amistoso. Además, la idea es que se diga que hay que ir a dormir una vez y no estar repitiendo varias veces lo mismo.

Hasta la edad de 3 o 4 años, por mas cansados"Niña durmiendo con su oso de peluche" que se encuentren, es difícil que por voluntad propia quieran irse a la cama por sí mismos. La idea es conducirlos de manera cariñosa, hablando con él, y, sobre todo, haciendo planes para el libro de cuentos que vamos a leer juntos.

Para enseñar a dormir a los niños, es bueno inculcarles determinadas rutinas que dan seguridad a los pequeños. Cepillarse los dis, lavarse manos y cara para luego ir al cuarto, tomar al osito de peluche y meterlo dentro de la cama para luego introducirse con él y escuchar a mamá o papá, leer el tan esperado cuento para finalm arroparlo y darle el beso de buenas noches. Mientras realiza todos estos rituales, hay que tratar de no apurarlos. Que se tomen todo el tiempo que necesita para realizarlos. El adulto debe mantener la calma y ser paci en el momento de acompañar a su hijo.

¿Cuántas horas necesita un niño de sueño?

Por lo general se puede guiar por el niño en cuanto a la cantidad de horas que le son necesarias. Es decir, si un niño duerme 12 horas, es porque su organismo lo requiere. Se debe estar atento a un niño dormilón y que de golpe note que duerma menos tiempo. Esto puede deberse a difers miedos, como ser a la oscuridad, abandono, pesadillas, mojar la cama… También puede ser el caso de la llegada del hermanito a casa o algo que le pueda haber sucedido en la escuela. Dialogar y tranquilizar al niño, son las mejores formas de calmarlo. Hacerle notar qstamos cerca en todo momento y que si nos necesita, no tiene más que llamarnos.

Dejando de lado estas causas de alteraciones en el sueño, el promedio de sueño que necesita un niño de 2 años, es de 12 horas por la noche, y de 1 ó 2 horas de siesta. Por lo común dicha siesta se va acortando cada vez más en la medida en ql niño va creciendo. De todas formas, por la noche y en general, se sigue manteniendo las 12 horas. Recordar qstas cifras no son exactas y que algunos niños necesitan más o menos que otros.

Hacia los 4 años o antes en algunos casos, la siesta no les es más necesaria. Es conveni que, de todas formas, tenga un rato de descanso o de tranquilidad sobre todo después del almuerzo. En la mayoría de las escuelas, este descanso se lo proporcionan y, cada niño es libre de elegir si desea o no, tomarlo.

El haber inculcado este hábito en nuestro hijo, va a dar como fruto, que a partir de los 8 o 9 años, se vaya a la cama solito sin que nadie se lo tenga que pedir. El niño que no quiere ir a dormir sabe que si no lo hace, al otro día es posible que no rinda como es necesario. Es otro pilar más en el desarrollo de un hijo responsable.

Gabriela Nari | Editora de suhijo.com

Leer más artículos relacionados:

Un comentario

  1. great article – love it

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top