Noticias Destacadas
Inicio / *Destacados / ¡Mi hijo copia!

¡Mi hijo copia!

Existe un defecto normal de carácter bastante desagradable que hace que su hijo se vuelva un pequeño tramposo. Si éste fuera el caso, entonces el niño qngaña en la clase sería el mismo que hace trampas en los , y viceversa, y por supuesto en todos los demás lugares. Pero esto no es lo que ocurre normalm.

No es posible dividir el mundo en niños honrados"Niño en clase copiándole a su compañera de banco" que nunca engañan y poco honrados qngañan continuam. La mayoría de nosotros engañamos de forma ocasional, ya sea la persona que hace pasar un pastel precocinado como hecho en casa, o el individuo que reclama los gastos de un viaje en tren de primera clase cuando ha viajado en segundo.

Sin embargo, cuando Sandy, de once años, fue cogido en la escuela copiando en un examen, su madre se horrorizó. Su sigui error fue calificar su conducta: ¡n tramposo! ¿No le había educado para que pensara que la honradez era de importancia vital? Ahora habían informado de sus trampas en el examen. Sus padres reaccionaron como si Sandy hubiera demostrado una infamia muy grave. Habría sido mejor que se hubieran dicho a sí mismos: Ha estado copiando en matemáticas. ¿Por qué necesita hacer eso? No es muy bueno en esa materia y hemos cargado demasiado la mano presionándole para que sacara mejores resultados, o quizás…

La primera cosa que hay que hacer en este tipo de situación es ver el engaño desde cierta perspectiva. ¿Hace su hijo trampas normalm? Si la respuesta es no, y éste es un caso raro, no hay por qué sufrir horriblem. Por supuesto, esto no significa que vaya a encogerse de hombros; necesita saber qse no es el modo de comportamiento que se espera de él. Pero usted se rará de que otros niños en la escuela han sido cogidos copiando. Es muy contagioso: en algunas escuelas, copiar se convierte en una norma habitual durante un período de tiempo, en otras casi nunca ocurre. Los críticos de nuestro competitivo educacional se plantean la sensatez de examinar a los niños; afirmarían que a los niños menos capaces o menos competitivos se les presiona para que copien.

Sólo el seis por ciento de los niños escolarizados nunca copian. Un niño copiará si considera que los intereses en juego son importantes o el riesgo de que lo cojan es los suficim bajo. A esa edad tiene poco que ver con los valores morales. Si usted pregunta a los niños qué piensan sobre copiar en los exámenes, los que copian estarán tan dispuestos a desaprobarlo como los que no copian.

Un niño normal engaña cuando quiere ocultar una debilidad real o imaginaria. Si está seguro de sí mismo no se verá tentado a mentir muy a menudo. Si ve que su hijo mi normalm, pregúntese por qué él no se considera capaz de confiar en sí mismo. Escuche lo que tiene para decir. A menudo, el problema surge de una situación de competitividad en la que se coloca al niño y en la que sólo se pone por las nubes a los que sobresalen. Quizás su hijo piensa que no puede seguir el ritmo del resto de la clase, en cuyo caso usted deberá discutir las cosas con él y su maestro.

Fu: Martin Herbert | Los problemas de los niños

3 Comentarios

  1. Lamentablemente me encuentro con una situación parecida en mi familia. Mi hijo copia y fuimos avisados por lo profesores. Gracias por la información

  2. ¿Puedo decir lo que es un alivio encontrarse con alguien que en realidad sabe lo que están hablando en la red? Seguramente usted conoces los métodos para encontrar la información correcta. este artículo se lo recomendé a una amiga, cuyo hijo está con varios problemas, siendo el de “copiar” uno de ellos. Ojalá continúen brindando una información de calidad a la red.

  3. Me parece un tanto benévola esta afirmación; quien copia, miente…para mi hay que ponerle firmemente los puntos, darle una penitencia, etc…si lo tomamos tan a la ligera, creo que lo seguiran haciendo…

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top