Noticias Destacadas
Inicio / Educación / Aprendizaje / Niño mimado. Padres permisivos

Niño mimado. Padres permisivos

Un niño demasiado mimado puede llegar a convertirse en un chico con malas costumbres. Leamos con atención la sigui cita que pertenece a Sócrates:

Ahora a los niños les encanta el lujo. Tienen malas maneras, desprecio a la autoridad, muestran falta de respeto a sus mayores y les encanta hablar en los lugares de ejercicio. Ya no se levantan cuando los mayores entran en la habitación. Contradicen a sus padres, murmuran delante de las visitas, en la mesa engullen como pavos los bocados más exquisitos, cruzan las piernas y se comportan como tiranos con sus maestros. tweet

Como se puede observar, ya desde tiempos remotos, se tiene que hacer fr a niños que alteran la paz. Además de otra clase de comportamientos que se presentan en estos tiempos como son, abusos de alcohol, bullying, drogas, rebeldías, injusticias, delincuencia, promiscuidad sexual…

Por supuesto que todos los chicos presentan "Niño mimado y caprichoso"algún tipo de conducta que no nos agrada. Pero hay una gran diferencia cuando nos referimos a que ya se transgreden las normas establecidas. Unos cuantos problemas de conducta están en estrecha relación con lo que podría llamarse normas morales y, cuando estos valores ya no son respetados, es normal que los padres comiencen a su vez a no poder controlar sus propias emociones. Como consecuencia comienzan a surgir las y es necesario, como adultos responsables, detener esta actitud lo antes posible, tomar el control de la situación y escuchar lo que nuestro hijo tiene que decir.

Ningún padre nace sabiendo y es difícil manejar determinadas situaciones; si se le inculca a un niño que no debe robar, gritar, mentir, etc. y, además lo ponemos en penitencia cuando hace algo de esto… ¿Cómo puede tomar un hijo esta decisión cuando ve que nosotros también cometemos estas faltas? Y es que, a pesar de las inconsistencias de los padres, un hijo debe aprender las normas convencionales de la buena conducta dentro y fuera de la casa así como también, ser amables, aprender a hacer las cosas por sí mismos, respetar a los demás, ser justos, y con buenos modales.

Encontrar el modo correcto de educar a un hijo no es fácil. Un padre puede llegar a ser demasiado permisivo lo cual puede tener como consecuencia, un hijo dependi o un dictador caprichoso al que nadie va a aceptar. Por otro lado, si los padres son muy autoritarios, puede que su disciplina produzca un tipo de conformidad servil. Ninguna de los dos resultados es beneficioso.

Un niño dependi busca de forma continua, la aprobación de los demás, sobre todo la de los padres. Pero, en caso de que los adultos no le brinden esa atención porque no están de acuerdo en tener al hijo pegado a ellos todo el tiempo, es necesario que le hagan notar esa conducta dependi e incluso castigarlo. Si no es así, es probable que las necesidades de atención del niño se agraven. Mientras más se le aparte, y sin darle a conocer al niño la verdadera razón, más desesperadam se aferra.

Un niño al que se le permite hacer siempre lo que se le da la gana dentro de un contexto de actitudes hostiles por parte de los padres, es muy difer a un niño a quien se le concede libertad en un ámbito de amor, y ayuda paterna. Hay distintos tipos de permisividad. Se dice que un padre es permisivo cuando intenta comportarse de un modo comprensivo con los impulsos y deseos del niño; tiende a consultar con él las decisiones familiares así como también explicaciones de cosas que ocurren dentro de la familia.

Lo que de todas maneras es real, es que no podemos dejar de “mimar” a un niño pequeño. Los padres son seres humanos y para una madre que si llorar a su bebé y que no conoce el motivo de ese llanto, es altam probable que corra a tomarlo en brazos e intentar calmarlo a como dé lugar. La sugerencia es que los padres mimen a su hijo de forma razonable sin sentirse obligados a ceder a cada uno de sus caprichos, ya qs acá donde se traspasa de la línea normal a la permisividad absoluta, qs lo que se trata de evitar.

Por último, el ceder siempre a los caprichos de un niño, tenga o no la razón, podría llegar a convertirse en un hábito que luego es más difícil de quitar. Razonar y aplicar, cual es la manera más correcta de criar a un niño para que sea responsable en un futuro de sus acciones. Le estamos brindando todas las herramientas para que se convierta en un adulto sano y feliz.

Gabriela Nari | Editora de Suhijo.com

Leer más artículos relacionados:

3 Comentarios

  1. I would like to thank you for the endeavors you have made in publishing this article. I am trusting the same best work from you in the future as well. In fact your fanciful writing abilities has inspired me to start my own blog now. Genuinely the blogging is spreading its wings rapidly. Your write up is a fine example of it.Thanks again for sharing this free online

  2. Comparto totalmente la visión de este artículo en cuanto a pensar que, la mayoría de los niños malcriados son hijos de padres permisivos. ¡Muy buen sitio web!

  3. quiero ayuda mi hijo de 4 años no habla apenas dice papa mama antes decía agua si pero ahora solo hace gestos con su cabeza cuando quiere algo responde si con un movimiento y igual el no esta en terapia y no progresa el papa lo mima mucho yo siempre lo trato con mano dura si alguien sabe que puedo hacer ayúdenme por favor gracias atte. Aída

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top