Noticias Destacadas
Inicio / *Destacados / Alimentos nutritivos para niños

Alimentos nutritivos para niños

Comprender el valor de cada alimento, la función que cumple y la cantidad adecuada para nuestra dieta, es la mejor manera de organizar las comidas de la forma más beneficiosa posible. Para el ser humano la alimentación está cargada de significados. El alimento está muy ligado a la evolución cultural de los pueblos, a los sentimientos, los hábitos, las tradiciones y aun las creencias religiosas.

Actualmente, los medios "Variedad de alimentos nutritivos para niños"de comunicación social intensifican, amplían o modifican esos significados, asignándoles a los alimentos connotaciones que poco o nada tienen que ver con las virtudes que puedan poseer intrínsecamente.

Los avances logrados en la conservación de alimentos han dado a la madre la posibilidad de abreviar el tiempo de preparación de las comidas, pero aún es insuficiente el aprendizaje que se ha hecho del valor intrínseco de cada alimento y la asunción de la responsabilidad de adaptarlos convenientemente para obtener niveles deseables de salud y de crecimiento de los hijos.

Es importante saber que ningún alimento posee virtudes mágicas. No importa si uno obtiene los nutrientes de la leche fluida o de la leche en polvo, o de los productos lácteos; no importa si se come carne vacuna o de ave. Lo esencial es conseguir un aporte adecuado de cada elemento, utilizando alimentos de buen sabor y teniendo en cuenta que la variedad alimentaria involucra en sí protección y defensa.

Las modas dietéticas tienden a limitar el consumo de ciertos alimentos; por lo tanto, es probable que falten algunos factores nutritivos o que sean escasos. Por otra parte suelen desvirtuar el placer de la comida, que es muy importante para lograr una buena nutrición. Adherir a estas tendencias en forma excluyente podría significar un importante riesgo para la salud, a largo plazo.

Ayudar al niño en la elección de alimentos y transmitirle un comportamiento racional frente a las invitaciones de los medios de comunicación, que estimulan la compra de ciertos comestibles y bebidas, es responsabilidad de la familia, en primer lugar. Nacemos con determinantes genéticas que sellan algunas características que persistirán en la edad adulta, pero el medio ambiental y la nutrición (adecuada o inadecuada) pueden hacer que se modifique o se consolide lo proyectado genéticamente.

Contenido de una alimentación adecuada

El progreso científico de nuestra era, a través de los aportes de la química, la fisiología, la biología y la medicina, ha hecho posible el desarrollo de las ciencias de la nutrición. La nutrición es la combinación de procesos mediante los cuales los seres vivos reciben y utilizan los materiales (alimentos) necesarios para el crecimiento y renovación de sus componentes. La nutrición adecuada u óptima denota que el organismo recibe los nutrientes esenciales y los utiliza al máximo.

Estas ciencias de la nutrición han permitido establecer necesidades de nutrientes y patrones nutricionales para las distintas etapas de la vida. De acuerdo con estas pautas podemos enunciar algunos conceptos que nos permitirán comprender mejor el comportamiento de cada uno de los elementos que constituyen nuestra alimentación.

Se considera alimentos a todas las sustancias sólidas y líquidas que ingeridas y absorbidas por el intestino, utiliza el organismo para conservar y sintetizar los tejidos corporales, para crecer, regular fenómenos vitales y producir calor; en síntesis, para conservar la vida.

Los alimentos están constituidos por elementos químicos naturales denominados nutrientes: hidratos de carbono, proteínas, grasas, agua, minerales y vitaminas. Todos estos nutrientes deben estar presentes en la alimentación normal. Existe un requerimiento mínimo de estos nutrientes, por debajo del cual pueden desencadenarse las llamadas enfermedades por carencia.

Los alimentos son fuente de energía. La cantidad de energía acumulada en cada uno de ellos se expresa en calorías. Un niño debe recibir la cantidad adecuada de calorías para satisfacer sus necesidades. Asimismo, para mantener su organismo en buen estado nutricional, no sólo se considerará la cantidad de alimento ingerido sino también su calidad. En la práctica, la pregunta ¿qué come? nos remite a la calidad de nutrientes que ingiere; la pregunta ¿cuánto come?, a la cantidad de calorías.

Qué aporta cada alimento

Los HIDRATOS DE CARBONO también llamados azúcares, constituyen la fuente más importante de energía y el combustible vital más barato y de más fácil digestión. Contribuyen a la formación de los tejidos y economizan proteínas. Aportan la mitad del total de calorías calculadas para una alimentación normal. Las harinas, frutas, legumbres, leche, dulces y golosinas, los contienen en mayor proporción.

Las GRASAS son sustancias de consistencia oleosa. Representan una forma de “reserva” de la energía. Se almacenan principalmente en el tejido celular subcutáneo. Ahorran proteínas y ayudan a transportar las vitaminas liposolubles. Dan sabor a las comidas y sensación de saciedad por el retardo en el vaciamiento del estómago. Aportan el 30% de las calorías totales.

Las PROTEÍNAS son elementos indispensables para la formación estructural, la conservación y reparación de los tejidos. En una dieta normal deben aportar aproximadamente el 20% del total de calorías. Las carnes de mamíferos, aves y pescados, la leche y los quesos, cuentan con proteínas de muy buena calidad, puesto que contienen todos los aminoácidos indispensables para el crecimiento y desarrollo del hombre. Los vegetales y las gelatinas, en cambio, tienen proteínas de menor calidad nutricional.

El AGUA es absolutamente indispensable para la vida. Es el componente esencial de la sangre, la linfa y las secreciones corporales, y también de las células. El aporte se hace al ingerir líquidos y alimentos que la contengan.

Los MINERALES se hallan, en pequeña proporción en los tejidos corporales. Son constituyentes indispensables, útiles en los procesos metabólicos; forman parte de los tejidos e intervienen en los procesos de crecimiento. Los más necesarios son el calcio, el fósforo, el hierro, magnesio, sodio, potasio, cloro y flúor. El organismo los recibe en forma de sales o combinados con los hidratos de carbono, proteínas, o grasas de los alimentos.

El calcio es esencial para la calcificación de los huesos y dientes e interviene en los procesos de coagulación sanguínea y de transmisión nerviosa. Lo proveen la leche y los productos lácteos.

El fósforo interactúa con el calcio, dando mayor resistencia a los huesos y dientes. Forma parte de la estructura de los tejidos. La carne vacuna, el pollo, el pescado, el huevo, la leche, las nueces y las legumbres, lo suministran.

El hierro es indispensable para la formación del pigmento del glóbulo rojo, que transporta el oxígeno de los pulmones a todos los tejidos. Se almacena en el hígado, la médula de los huesos y el bazo. Se encuentra en las carnes rojas, el hígado, el riñón y el corazón.

El magnesio es básicamente necesario para mantener la integridad del sistema nervioso central.

El sodio, el cloro y el potasio son necesarios para mantener el equilibrio de los líquidos del cuerpo. Están presentes en la sal de mesa, los vegetales y los jugos de frutas.

El flúor es constituyente importante de los huesos y el esmalte dental. Lo aporta el agua de consumo.

Otros minerales importantes son el azufre, el cobre, el yodo y el cinc.

Las VITAMINAS desempeñan un importante papel en la nutrición humana. El organismo las necesita en concentraciones pequeñas, para regular el funcionamiento celular. Si existe deficiencia de vitaminas, se producen enfermedades por carencia o avitaminosis. Son ejemplos históricamente conocidos, el escorbuto, el raquitismo y la afección conocida como beriberi. Una alimentación bien balanceada las aporta en cantidad adecuada, de modo que no se justifica reforzarlas sistemáticamente en los niños sanos.

Se las agrupa según su solubilidad, en liposolubles e hidrosolubles. Las liposolubles requieren grasas para su absorción; por ejemplo, las vitaminas A, D, E y K. Son hidrosolubles (es decir que requieren agua) la vitamina C y las del complejo B.

Una comida adecuada debe contener todos los nutrientes esenciales (hidratos de carbono, proteínas, grasas, agua, minerales y vitaminas) y suministrar las calorías necesarias para cubrir los requerimientos energéticos y que no se presenten trastornos alimentarios.

Alimentos con mayor contenido en:

  • HIDRATOS DE CARBONO: azúcar, dulces, miel, trigo, arroz, maíz, harinas, frutas, verduras.
  • PROTEÍNAS: carnes (vacuna, cerdo, cordero, ave, pescado), leche, quesos, huevos, granos, leguminosas.
  • GRASAS DE ORIGEN ANIMAL: carne, huevo, manteca, crema, quesos.
  • GRASAS DE ORIGEN VEGETAL: aceites (girasol, maíz, uva, oliva).
  • MINERALES:
    • Calcio: leche, quesos.
    • Fósforo: leche y derivados, carne, pollo, pescado, nueces, legumbres.
    • Hierro: carnes rojas, hígado, riñón, corazón, verduras verdes, guisantes, miel oscura.
    • Flúor: agua, alimentos de mar.
    • Cinc: carnes, leche.
    • Magnesio: soja (grano entero), cacao, queso mantecoso, banana, arvejas, carnes, leche, mejillones.
    • Sodio: todos los alimentos, sal de cocina, leche, pan, quesos, huevos, sardinas, seso, fiambres.
    • Potasio: todos los alimentos, leche, vegetales, carne, frutas, (naranja).
    • Cloro: Sal de cocina, carne, leche, huevos.
  • VITAMINAS:
    • A: hígado, riñón, manteca, yema de huevo, leche, crema, verduras de hojas verdes y amarillas (zanahoria, zapallo, batata), frutas (duraznos, melones).
    • D: leche, manteca, crema, yema de huevo.
    • C: cítricos frescos (naranja, limón, mandarina), tomate, melón.
    • Complejo B: carne (músculo), pescado, germen de trigo, levadura seca, verduras.

Alimentos indispensables para la comida diaria

Son: lácteos, carnes, frutas y verduras, cereales.

  • Leche: alimento completo. Contiene proteínas de alta calidad, calcio, fósforo, vitaminas B, A y D.
  • Carnes: de vaca, ternera, cerdo, cordero, aves, pescado y huevos. Contiene proteínas de alta calidad, hierro, vitaminas B y A.
  • Frutas y verduras: Aportan vitaminas C, A, minerales, fibras.
  • Cereales: pan, harinas y arroz integrales. Contienen cantidades variables de proteínas, minerales, vitamina B, fibras.

Fuente: Dra. Hilda Raizman | Soy mamá – Guía práctica de pediatría

Leer más artículos relacionados:

3 Comentarios

  1. Intleligecne and simplicity – easy to understand how you think.

  2. Yair Lara Lara

    Notable

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

suhijo.com our partners: buy champix
Scroll To Top