Noticias Destacadas
Inicio / *Destacados / Disciplina en los niños

Disciplina en los niños

Cómo bien es sabido, educar a los hijos no es tarea fácil para nadie. Inculcar disciplina en los niños, es una habilidad que se debe trasmitir a nuestros hijos con la finalidad de qllos puedan insertarse en la sociedad y ser aceptados por el resto. Educar niños felices y obedis con disciplina positiva, es tarea de padres.

Estrategias para enseñar

No digas: ¿Querés…? o ¿Qué te parece si…?; sólo haz lo que tengas que hacer. Es fácil caer en el hábito de decirle a un niño pequeño: ¿Quieres ir a comer ahora?, o ¿Vamos a vestirnos?, ¿Quieres hacer pipí? Otra forma bastante común puede ser: Es hora de irnos, ¿está bien? El quid de la cuestión está en que la respuesta normal de un niño, en particular, entre uno y tres años, será: No. Entonces, el pobre padre se verá obligado a insistirle al niño para que haga algo que, de todos modos, va a tener que hacer quiera o no.

A un niño pequeño, no es conveni darle muchas "Niño que le da una patada a los bloquecitos con los cuales estaba jugando otro niño" explicaciones. Imagina el caso de un padre con una niña de dos años. Llega el momento de salir y comienza: Nos ponemos el saco? No, dice la nena. Pero mirá que afuera hace frío…, No quiero, continúa diciendo. ¡Es que te podés enfermar! Ella está acostumbrada a que su padre se si en la obligación a darle razones para todo, y esto la induce a hacerlo discutir cada punto. Discusiones sin sentido y que no la van a volver más cooperativa, ni va a sentir más respeto por su padre, o va a pensar qs más compañero de ella porque la consulta en todo. Será más feliz y segura, si él adopta un aire de confianza en sí mismo y la orienta de manera amistosa y práctica, apoyándose en rutinas diarias. Por supuesto que si pide explicación o un motivo, hay que dársela pero en términos simples y nada más. Si realm se pone muy pesada, con un ¡basta! debería de alcanzar.

En las discusiones se emplean miles de palabras que pueden llevar a entre padres e hijos. Por esta razón, es mejor no dar lugar a elegir. Cuando sea el momento de almorzar, condúcelo o llévalo a la mesa, mientras conversan de lo que le interesaba en ese momento, es decir, intenta seguir hablando de algo qstaba contento para llevarlo con la misma alegría a la mesa. Cuando vea o te parezca que necesita ir al baño, llévalo, o alcánzale la pelela. Le sacás la ropita, sin siquiera decirle el propósito.

Cualquiera qsté leyendo este artículo puede pensar que le estoy aconsejando que se abalance sobre él y lo ataque por sorpresa. No es precisam esto lo que quiero decir. De hecho, cada vez ql niño está compenetrado en su mundo con algún juego, para sacarlo de ese espacio, realm hay que moverse con mucho tacto. Imagina a tu hijo de 12 meses jugando a meter un cubo dentro de otro, es la hora de cenar, la sugerencia es conducirlo a la mesa y permitir que lleve consigo uno o dos de los cubos con los cuales estaba jugando. Al entregarle la cuchara o el tenedor, retiramos suavem el juguete y lo dejamos a la vista. Otro ejemplo es el del niño qstá jugando con sus peluches y llega la hora de irse a la cama; una buena idea es decirle a tu hijo que lleve a alguno de sus muñecos a dormir que lo tiene que acostar.

Cuando tu hijo va creciendo, no se lo distrae tan fácilm. Una idea es hacerle una pequeña advertencia de carácter amistoso; por ejemplo, tu hijo pasó una hora construyendo un tren con bloquecitos de madera, puedes decirle: dentro de 10 minutos a dormir, ve guardando todos los juguetes antes de acostarte. Tu hijo estará aprendiendo a ser responsable y a realizar las cosas por sí mismo, sin ayuda de los demás. Si se niega, el tono de voz que deben emplear los padres, va a tener que ser más firme.

Cualquier padre en el mundo quiere que su hijo crezca sano y feliz. Nadie desea niños con , ni agresivos, ni mentirosos, ni perezosos, de hecho, no deseamos qsté pres, ninguna conducta negativa. Por eso la importancia e insistencia de inculcar la disciplina, los modales, las obligaciones en un clima amistoso y dejando siempre de lado los gritos, los insultos, o cualquier forma hiri de comunicación.

Gabriela Nari | Editora de Suhijo.com

Leer más artículos relacionados:

Un comentario

  1. Este es un tema de lo más importante para los adultos, si queremos que nuestros hijos sean disciplinados la manera es comenzar desde pequeños a inculcar buenos hábitos. Muchas gracias por el artículo ya que resulta de lo más interesante para todos los padres que buscamos consejos para disciplinar de forma correcta a nuestros hijos.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top