Noticias Destacadas
Inicio / Bebés / El llanto del bebé

El llanto del bebé

El llanto es el único recurso del recién nacido para comunicar sus sentimientos. Al principio es difícil distinguir entre las difers formas de llanto, pero la madre empieza enseguida a reconocer las variaciones y, por consigui, las necesidades del niño.

Por regla general, el bebé llora siempre por alguna "Bebé de pocos meses, llorando fuerte"razón, así que debes tratarle con amabilidad y comprensión. Sin embargo no siempre es necesario precipitarse a su lado en cuanto se despierta y emite el primer grito, porque puede ocurrir qsté simplem soñando y se consuele enseguida. Si el llanto persiste, ir junto a él y hablarle en voz baja lo va a reconfortar. También tomarlo en brazos o arrullarlo. En caso de que continúe llorando, se debe prestar atención porqntonces, hay que considerar la posibilidad de que tenga alguno de los siguis motivos:

  • Hambre: El bebé llora cuando tiene hambre. Si el llanto se inicia poco antes de la hora aproximada para su toma, es razonable tomarle en brazos y darle de comer pronto. Cuando llora poco después de comer, hay que buscar la posibilidad de qxistan otras causas antes de ofrecerle más alimento. Por otra parte, el niño puede también llorar porque haya comido demasiado o porque tenga aire.
  • Incomodidad: También son motivos de llanto el que los pañales estén sucios o mojados, o mal puesto, o la piel irritada. Un cambio de pañal conseguirá en muchos casos tranquilizarle, no sólo porque se sentirá más cómodo si está limpio, sino también por mover las piernas librem un rato.

    El bebé que llora con insistencia de madrugada, suele hacerlo porque se ha ensuciado los pañales y está incómodo. Acudir a él inmediatam, pero cambiarle el pañal sin sacarle de la cuna para que no crl día ha empezado. Hablarle lo menos posible mientras se lo cambia. Quizá no consiga reconciliar el sueño si ya durmió lo sufici, pero lo importante es qstá limpio.

  • Postura incómoda y problemas respiratorios: A veces el niño se despierta por la noche y llora porqstá en una postura incómoda. Durante los primeros meses obviam qs incapaz de darse la vuelta solo, de modo qs importante que se lo mueva suavem, intentando no levantarle la cabeza para que no piense que se lo va a sacar de la cuna para alimentarlo o jugar.

    También puede despertarse llorando súbitam de susto porqstá resfriado, se le haya tapado la nariz y no pueda respirar normalm. Tomarlo en brazos y acunarlo hasta qsté tranquilo y limpiarle los orificios nasales. Otro recurso para facilitar la respiración consiste en colocar una pequeña almohada debajo del colchón para levantarle un poco la cabeza.

  • Tensión: El bebé nota enseguida si el adulto que le está manipulando se encuentra nervioso y reacciona llorando con ansiedad. Por esta razón es importante guardar la calma y no tener prisa: procura evitar que le afecte tu llanto, porque de lo contrario te sentirías más nerviosa y se establecería un círculo vicioso. Llegado el caso debes incluso dejar al bebé en su cuna, (con otra persona mucho mejor), cerrar la puerta, sentarte en otra habitación hasta que pase la crisis. Al cabo de unos minutos te sentirás mejor dispuesta para acudir a proporcionarle al niño, las atenciones que necesita. Recuerda qs perfectam normal, que te sientas muy sensible en las primeras semanas.

    Algunos niños pasan las tardes inquietos, y ello puede ser debido a la impaciencia o el nerviosismo de la madre. Aunque no es sencillo, sobre todo si está deprimida, la madre ha de tomarse las cosas con tranquilidad y recurrir a la ayuda del padre si le fuera posible; de esta manera se encara el día en un ambi más beneficioso para el bebé.

  • Aburrimiento: Durante las primeras semanas el bebé llora también cuando está aburrido o necesita compañía. Debes intentar procurar que tu hijo aprenda a entretenerse solo desde el principio. Dejarle objetos interesantes a la vista para que pueda mirarlos desde la cuna: móviles colgados, cajita de música, algún adorno con colores, etc.

    No pienses que debes abandonar cualquier actividad para dedicarte por completo a tu hijo, desde el momento que él abre los ojos. A veces, si estás ocupada, puedes dejarlo sentado en su sillita mecedora y llevarlo allí donde estés trabajando. Verás cómo se entretiene y le agrada observarte. También es bueno que le puedas dirigir algunas palabras, pero que no sean demasiadas para que no se acostumbre mal.

    La mochila para llevar a tu bebé, es también una solución para breves ratos al día porque permite al niño estar junto a la madre mientras ésta lleva a cabo algunas actividades. Pero nunca abusar de estos recursos ya que de lo contrario, el bebé no va a querer estar nunca más solito.

  • Otros motivos para el llanto

  • Sed
  • Demasiado calor o frío
  • Cansancio
  • Se le cayó el chupete
  • Exceso de estimulación
  • Se encuentra fuera de su ambi
  • Miedos
  • Ruidos súbitos
  • Luces intensas
  • Trastornos en la dentición
  • Brote de alguna enfermedad

No hay nada tan intranquilizador y fatigoso para los padres que oír llorar a su hijo. Consuélate pensando que todos los bebés lloran cada vez menos a medida que van haciéndose mayores, y más preocupante sería, que tu hijo no llorase jamás. Los padres son seres humanos, y deben tomar con mucha calma el día a día con un bebé.

Gabriela Nari | Editora de Suhijo.com

Leer más artículos relacionados:

Un comentario

  1. great post, I am interesting in it!

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top