Noticias Destacadas
Inicio / *Destacados / La llegada de un nuevo integrante a la familia

La llegada de un nuevo integrante a la familia

Como adultos, la mejor ayuda que podemos brindarle a nuestro hijo para que comience a manejar los celos, es hacerle saber con bastante anticipación, que va a tener un hermanito con el propósito de que pueda ir manejando de a poco, este nuevo cambio en su vida. También es necesario que sepa, qse bebé ya está creciendo en la panza de la mamá. No es muy aconsejable dar demasiadas explicaciones a un niño menor de dos años.

El nacimiento de un hermano, no debe cambiar "Niño dando un beso a su hermanito en la cabeza" demasiado la vida del hermano, sobre todo, si hasta el momento es el hijo único. Todos los cambios deberían realizarse con la mayor sutileza posible, por ejemplo, si la idea es ql bebé se quede con su cuarto, una buena manera es ir cambiando de habitación al hermano con mucho tiempo y, de paso, decirle que como él es más grande, se va a una habitación mejor. El niño sentirá así, qs desplazado no por causa del bebé, sino por un de que él es mayor.

Otro a tener en cuenta es que, si se tiene la idea de enviar al niño a un jardín de infantes, lo ideal es también hacer esto con tiempo; nada peor qnviar al niño a la escuela justo cuando nace el bebé, es muy probable que sienta que lo quieren sacar del medio.

Cómo manejar al niño cuando un nuevo integrante de la familia llega a la casa, está en mano de los padres. No se pueden eliminar los celos y rivalidades totalm pero si se pueden suavizar y de paso, ayudar al niño a convertir estos sentimientos negativos, en algo constructivo.

Llegada a casa

El regreso a casa para la madre, es un momento muy difícil. Está cansada y ansiosa, ya no está más acompañada por ersonal del sanatorio. Se enfrenta su hijo recién nacido que llora y la madre no sabe el motivo… en fin, los primeros tiempos no son fáciles. Por otro lado, el padre seguram trabaje fuera y, en los ratos en que permanece en la casa, está ayudando a la madre con el bebé. El niño mayor presencia todo esto y es normal que dé vueltas por la casa, sintiéndose realm triste y solitario.

Lo ideal es ql niño esté distraído con otro tipo de actividades. Si puede estar por ejemplo, con los abuelos, o bien si algún otro familiar lo puede sacar a pasear, en estos primeros momentos. Es vital que la madre pueda darle muchos mimos y caricias, para que no se sienta abandonado, darle la atención completa para él y, tocar el del bebé, cuando él lo plantee.

Es más, en las primeras semanas, intentar dejar de lado al bebé o, lo qs mejor aún, brindarle todos los mimos y las palabras cariñosas, cuando el hermano no esté pres. En caso de que vengan visitas, intentar no hablar de él con demasiada adoración ni admiración. Tampoco hablar en exclusiva con el padre del nuevo integrante, cuando el hermanito está pres.

Cuando llegue la hora del baño del bebé, se puede pedir colaboración al hermano, por ejemplo, que alcance el champú o la esponja; va a sentir de esta forma qstá colaborando porqs más grande y puede ayudar con el hermanito. Es la oportunidad de los padres, de agradecerle por prestar una gran mano.

Otro por demás importante, es que muchos niños sin unos celos muy fuertes en el momento de que la madre le da el pecho al bebé. Si está pres, dejarlo que se maneje con libertad y vaya donde quiera, pero, si está concentrado jugando, no intentar distraerlo de lo qstá haciendo.

Es muy probable ql niño sufra un retroceso y quiera volver a ser bebé, pedir chupete, querer una mamadera, hablar a media lengua, orinarse en los pantalones, haga , etc. Es importante dejar que saque todas estas emociones fluyan y apoyarlo en lo que se pueda. Un ejemplo puede ser de que cuando pida una mamadera, llevársela; el niño va a tomarla y va a comprobar por sí mismo qs leche que sale despacio y además con gusto a la goma de la tetina. Es muy probable que no lo vuelva a pedir.

Por otro lado, hay qstar atentos a determinadas ocasiones, por ejemplo cuando el padre regresa del trabajo, que le preste toda la atención al hijo grande, que juegue o dialogue con él. Quizá después le diga como al pasar ¿Qué tal está tu hermanito ¿Vamos a verlo? Si el niño acompaña al padre, lo ideal es que éste no haga demasiadas cosas al bebé.

Finalm cabe nombrar ql de los celos entre hermanos, es otro de los grandes desafíos que los padres tienen qnfrentar. Lo mejor es tomarse las cosas con calma y no permitir que la ansiedad nos invada. Educar a los hijos, no es tarea fáciro, tarde o temprano, se pueden apreciar los frutos cosechados en hijos sanos, responsables y felices.

Gabriela Nari | Editora de Suhijo.com

Leer más artículos relacionados:

Un comentario

  1. Hace seis meses que nació el hermanito de Mauro…aún sufre de unos celos espantosos. Fuimos a piscóloga y nos dio consejos que nos ayudaron bastante. Gracias por este artículo que resulta de los más valioso

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top