Noticias Destacadas
Inicio / Bebés / Madres que trabajan

Madres que trabajan

Por mucho que quieras a tu hijo, la dedicación constante a él puede resultar a veces agotadora y frustrante. Toda madre necesita interrumpir de cuando en cuando sus rutinas, pero debe antes encontrar la persona adecuada para sustituirla. Es importante, si sis ganas de salir a trabajar fuera, que lo hagas, porque de lo contrario puedes deprimirte.

Cómo buscar una niñera

No siempre es fácil hallar una persona "Madre que le está dando instrucciones a la niñera"compet qsté libre y quiera cuidar del niño, así que hay que ir indagando con tiempo, antes de que nazca tu hijo. Comenta con otras madres que se encuentren en las mismas condiciones, la conveniencia de reunir a todos los niños en una casa y dejarlos con una misma persona.

Quizá también tengas a alguna vecina, deseosa de pasar de vez en cuando una tarde con tu hijo, o que tenga un hijo adolesc dispuesto también a hacerlo por una pequeña paga. Si empleas a un adolesc, asegúrate de que viven cerca sus propios padres u otra persona adulta capaz de tomar una decisión en caso de emergencia. Los tíos, primos, o abuelos, pueden resultar de una gran ayuda. A veces, el padre puede cuidarlo, y esta es la mejor de las opciones, tanto para el bebé como para ql padre pueda desplegar una buena paternidad.

Aleccionamiento de la niñera

No es sólo importante para la niñera sino también para el niño, ponerla al corri de los cuidados y las costumbres de éste antes de salir de casa. Piensa que si has adquirido con tu hijo algún hábito, como acunarle en brazos por ejemplo, no es el momento de dejar que sea una persona extraña quien corrija ese capricho.

Indica a la niñera que vaya a ver al bebé de vez en cuando, porque quizá no pueda oírle si está viendo la televisión por ejemplo. Háblale de las costumbres del niño, si utiliza o no chupete y si se le suele dejar una luz encendida, y ponla al corri de lo que debe hacer si se despierta y llora: cambiarle los pañales, darle la mamadera, ofrecerle un líquido, mecerle o simplem cambiarle de postura.

Tienes que prever sufici tiempo antes de marcharte para indicar a la niñera donde se guarda cada cosa. Si estás amamantando a tu hijo, y no deseas darle leche en polvo, tendrás qxtraer la toma y guardarlas en una mamadera dentro de la heladera.

Dejar bien a la vista, un número de teléfono donde puedan localizarte, o bien el algún familiar, abuelos, vecinos o amigo de confianza. Deja también el número dediatra y el de la emergencia médica por cualquier situación que lo requiera.

También debes dejar a buen recaudo, todo lo que podría llegar a dañar al niño: guarda las herramientas, coloca topes en los enchufes, la piscina protegida, bolsas de plástico lejos de tu hijo, no tener cables pelados, medicamentos bien guardados, fósforos lejos, etc. Debes prevenir accids antes de que ocurra alguno.

Recuerda que la niñera no vienen ni a enseñar modales a el niño, ni a inculcarle disciplina; ella está solam para cuidarlo, atender todas sus necesidades y jugar con él, en caso de que lo solicite.

La madre que trabaja sí o si

Si deseas volver al trabajo con dedicación parcial o completa, tendrás que hacer, como es lógico, las previsiones necesarias para dejar al niño durante el día.

Si trabajas en una empresa importante es probable que disponga de guardería, pero en caso contrario, deberás optar por los arreglos necesarios según tus circunstancias.

Puedes tomar una niñera con dedicación completa o parcial o bien llevar al niño a una guardería particular o estatal.

Reacción del niño ante la ausencia de los padres

Hasta la edad de cuatro a seis meses, el bebé suele aceptar que le cuiden personas extrañas, siempre que sean tranquilas, cariñosas y muestren seguridad en sí mismas. A partir de esta edad, sin embargo, el niño se vuelve más desconfiado con quienes no conoce, así que si es imposible dejarle con alguien que le resulte familiar, evita al menos marcharte antes de que vea por primera vez a la niñera. Aunque no es aconsejable dejar a un bebé o un niño pequeño con otras personas durante un largo período de tiempo (una o dos semanas), a veces es inevitable.

El niño de seis meses de edad está acostumbrado a sus padres y a su entorno familiar. Le agrada también quedarse en casa de sus abuelos, por ejemplo, porque los conoce y los ha visitado a menudo, pero siempre es mejor que se quede en su propia casa y hacer que vaya a ella la persona encargada de sustituir a su madre.

Gabriela Nari | Editora de Suhijo.com

Leer más artículos relacionados:

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top