Noticias Destacadas
Inicio / *Destacados / Viajes con bebés

Viajes con bebés

Viajar con bebés es fácil, discount sickness sin embargo, buy conviene esperar hasta las ocho semanas de edad del niño para salir con él de vacaciones o a pasar fuera un fin de semana, con objeto de que para entonces haya adquirido algunas rutinas. Los bebés más pequeños duermen bien en los viajes, así que las únicas incidencias de éstos son las comidas y los cambios de pañales. Si das el pecho a tu hijo, ya deberías de viajar con una blusa o camisa abotonada, de fácil manipulación para la lactancia.

En caso de que tu hijo tome la mamadera, tienes "La familia se va de vacaciones"
que pensar con anticipación los requisitos necesarios. Las mamaderas pueden prepararse con bastantes horas de antelación y guardarse en nevera. Llevar un termo con agua hirviendo y un recipiente estrecho y alto para llenarlo con esa agua y templar en él el biberón antes de cada toma. En caso de emergencia, siempre se puede dar la leche fría. También es bueno llevar un par de biberones pequeños con agua hervida o jugo porque casi todos los bebés pasan sed en los viajes. Si el niño ya come sólido, lo ideal son los potitos de las comidas que más le gustan, y no te olvides de las cucharitas, si son descartable, mucho mejor así no hay que estar lavándolas.

Por otro lado, llevar varios paquetes de pañales desechables. También te va a ser de gran ayuda, una mantita adicional (además del cambiador), por si tienes que cambiar el pañal de tu bebé en algún lugar insólito. Las toallitas húmedas o lo que utilices para limpiarlo, son de gran utilidad no solamente para el bebé, sino para los adultos también.

En caso de que use chupete, no olvidarse del que tiene para todos los días. Sucede que muchas veces no quieren uno nuevo. Tampoco dejes su peluche, mantita, o juguete favorito, que utiliza para dormirse.

Viajes con niños en auto

Los recién nacidos aguantan bien los viajes en coche, pero deben ir siempre protegidos con cinturones de seguridad. En los viajes más largos, el bebé irá contento incorporado con ayuda de una almohada, y más aún si se suspenden del techo del coche pequeños objetos, un móvil, una cuerda con bolitas o cualquier juguete.

En cuanto tu hijo pueda ir sentado en una silla de bebé para coche, proyecta el viaje pensando en que habrá que hacer frecuentes paradas para que corra un poco, estire las piernas y cambie de postura. Si bien las sillitas son bastante cómodas, tener precaución también si hace mucho calor dentro del auto y el mismo no tiene aire acondicionado.

Llevar varios juguetes para entretener al niño. Un gran consejo es atar varios de ellos con una cuerda para evitar agacharse a recogerlos. Se le puede armar una cesta improvisada, pero que esté al alcance del niño, con libros, papel, lápices y juguetes. Y desde luego, el niño se divertirá más si viaja con él un adulto que juegue y le lea cuentos.

Viajes con niños en avión

Las compañías aéreas facilitan las cunas para bebés, de todas maneras, es importante averiguar antes. En caso de que prefieras llevar tu propio cuco o cesto, también preguntar si es permitido. Algunas compañías proporcionan los potitos y pañales para el bebé; sin embargo, es conveniente llevar todo desde tu casa. En caso de que lo pidas en el avión, es conveniente que le preguntes a la azafata si subieron a bordo estas cosas.

Si le estás dando el pecho materno, intenta siempre obtener un asiento de primera fila para tener más libertad de movimientos. Si alimentas al bebé con mamaderas, entregarlas a la azafata al momento de embarcar para que las guarde en el refrigerador. En el momento de las tomas, ella se encargará de entibiarlas. Es muy conveniente ofrecer al pequeño unos sorbos de agua hervida o jugo durante el despegue y el aterrizaje para evitar que los cambios de presión, afecten sus oídos.

Si tu hijo ya sabe gatear y ponerse de pie, mentalizarse de que el viaje puede ser agotador, así que hay que hacer un buen acopio de juguetes para entretenerle. No lo abrigues demasiado porque tanto dentro del avión, como en las salas de espera de los aeropuertos, suelen estar calefaccionadas.

Llevar una buena cantidad de líquidos y algunas galletitas a mano; esto te servirá para calmar la ansiedad del niño si se aburre o llora. No te preocupes si el niño parece no tener hambre durante el vuelo, esto es normal.

Si el viaje es muy largo, e implica un cambio de horario, no ajustes el reloj hasta llegar a destino para poder atenerse a las rutinas del niño durante el vuelo. Al llegar al lugar de destino el niño se despertará y este es el momento en que habrá de empezar a ajustar el horario, manteniéndoles quizá despierto o con un rato de juego o una toma adicional, de forma que no se encuentre muy cansado y pueda dormir de un tirón desde la primera noche. Si aún así, en los siguientes días se despierta y llora habitualmente, no te preocupes ya que es el efecto del cambio de horario.

Viajes con niños en tren

Sigue las instrucciones generales para los viajeros en coche y avión y todo irá bien. Llévate un cuco si el bebé es muy pequeño, una almohada para recostarle si es un poco mayor y, en cualquier caso, pañuelos de papel para limpiarle la cara y las manos.

Mareos

Si sabes que tu hijo tiene propensión a marearse durante los viajes, pide a su pediatra que le recete algún remedio. Darle una comida ligera y poca bebida antes de iniciar el viaje, y permítele mordisquear alguna galleta o pan durante el mismo.

Mantener el coche bien ventilado e ir provistos de bolsas de plástico, baberos, y toallitas húmedas.

Hoteles

Elige siempre un hotel con comodidades apropiadas para bebés y niños pequeños. Cuando hagas la reserva, pregunta si disponen de guardería, proporcionan cunas y si se ocupan o no de la preparación de la comida.

Gabriela Nari | Editora de Suhijo.com

Leer más artículos relacionados:

Un comentario

  1. Viajar con niños puede ser un gran problema. En medios de transporte como trenes o aviones nuestra mayor preocupación es generar molestias a los demás pasajeros mientras que si lo hacemos en coche es posible que nuestro estrés aumente mucho genere problemas al volante. Una buena solución es viajar de noche intentando aprovechar las horas de sueño del bebe.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top