Noticias Destacadas
Inicio / *Importantes / Desarrollo en la adolescencia: los pechos

Desarrollo en la adolescencia: los pechos

Durante miles de años se ha utilizado la biología femenina como excusa para confinar a las mujeres en unos papeles determinados. Pero como madres del siglo XXI tenemos la facultad de enseñar a nuestras hijas a amarse y a reconocer y disfrutar de sus capacidades físicas. Al transmitir un sistema de valores que reconoce la fortaleza de las mujeres y lo que significa de verdad tener un cuerpo femenino, help podemos ofrecer a nuestras hijas nuevas posibilidades para convertirse en lo que deseen ser. tweet

Ayúdala a sentirse orgullosa de sus pechos

En una cultura cada vez más erotizada, hasta las niñas más "Madre e hija abrazadas"
pequeñas reciben un bombardeo de imágenes de pechos perfectos. Es probable que las niñas hayan mirado siempre por debajo de la ropa preguntándose cuándo les crecerían los pechos; algunas aterradas de que no fuesen como esperaban y otras pensando que les impedirían seguir jugando con los chicos. Esa ansiedad ha aumentado con la tendencia actual a considerar sexy el cuerpo de las niñas.

Una de las respuestas a esta presión es que las adolescentes se someten a operaciones de cirugía estética con la esperanza de tener una figura perfecta. Hay un buen número de adolescentes que se operarían si se lo pudieran permitir y sus padres las dejaran. ¿Qué si lo haría? Claro que sí. Me encantaría tener las tetas más grandes, dice Shelly, una jovencita de trece años. Y tapándose la ortodoncia añade: Así los chicos tendrían más que mirar. Escuchar a Shelly es como sentir el permanente poder de los hombres en esta sociedad, porque la mirada masculina sigue determinando cómo ven muchas chicas sus pechos, como si fuera una parte de su cuerpo que no les pertenece.

La pubertad en las mujeres tampoco es fácil pero, si queremos que nuestras hijas asuman la responsabilidad de su salud pectoral y acaben disfrutando de su cuerpo, podemos mantener con ellas conversaciones que las ayuden a cuestionar la fijación social por los pechos. Incluso las niñas de siete y ocho años pueden imaginar cómo se viviría en un país donde las mujeres van desnudas en público. Explícale a tu hija que en algunas culturas indígenas las mujeres comienzan a sentirse incómodas con los pechos desnudos cuando llegan los extranjeros y centran en ellos su atención. Dile que se imagine qué pasaría si unos alienígenas vinieran a la tierra y se quedaran mirando las orejas de las niñas, sorprendidos de que los humanos no se las tapen.

Recuerda además que la familiaridad genera bienestar, respeto y confianza. Cuando los pechos de tu hija se desarrollen anímala a ponerse delante de un espejo para examinarlos. La doctora Susan Love, coautora de Dr. Susan’s Breast Book, cree que se debería aclarar que en estas exploraciones tempranas no se trata solamente de detectar bultos cancerígenos. Es importante conocer bien los pechos porque te da una sensación íntegra de tu cuerpo. Puedes reforzar esta idea comentándole a tu hija que tú te exploras los pechos todos los meses y, si el médico te lo recomienda, te haces una mamografía al año.

También puede resultar útil hablar de la fijación social por los pechos femeninos. Explica a tu hija que para mucha gente los pechos simbolizan la seguridad que las madres dan a sus hijos. Y dile que la próxima vez que vea a un chico comiéndose sus pechos con los ojos intente imaginárselo con pañales y un globo en la mano gritando: ¡Quiero a mi mamá! .

Fuente: Brenda Lane Richardson – Elane Rehr | Cómo ayudar a tu hija a amar su cuerpo

Leer más artículos relacionados:

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top