Noticias Destacadas
Inicio / Educación / Aprendizaje / Buenas maneras en los niños

Buenas maneras en los niños

Los padres que tratan a los demás, incluyendo a sus hijos, con consideración, necesitarán poca formación en buenas maneras. Es frecu oír burlarse a los padres que insisten en este aspecto de la educación de los hijos. Aunqs verdad que no hay que pasarse de la raya, especialm en los aspectos más formales y banales que cultivan los buenos modales sólo por el placer de tenerlas, el propósito que subyace en estas formas parece irreprochable. Abrirle la puerta a una persona cargada, ofrecerle el asiento a una persona disminuida, dar las gracias por un favor, y pedir las cosas con amabilidad y cortesía simbolizan una preocupación por los demás y una sensibilidad que va más allá de uno mismo. s acciones son el signo exterior y visible de que un niño comienza a creer que los demás y sus necesidades existen.

Sin un código aceptado socialm de estas "Niño hablando feliz con su abuelo"formas, la vida sería bastante brutal y desagradable; los padres tienen la tarea de pasarlas a la sigui generación. Si bien la moralidad y las formas sociales son s difers; pero si éstas surgen de actitudes de simpatía y comprensión, se confunden con el área de la moral. s cuestiones se tornan reales y preocupantes cuando sus hijos traen amigos a casa que son maleducados, ya qs difícil lidiar con ellos, sin angustiar a nuestro propio hijo.

Mala educación en otros niños

Todas las familias tienen valores y normas de conducta difers. Los padres permisivos pueden sentirse bastante bien viendo a sus hijos jugar alborotadam con adornos frágiles y costosos, hacer , insultar o gritar desaforadam, si les apetece, cuando no se les da lo que quieren. ¿Qué piensa su hijo de todo esto, viendo como otro niño qstá de visita se burla de las normas de convivencia y consigue salirse con la suya? Aunque sea difícil, probablem es mejor decirle de forma clara al visitante qn su casa usted espera que su hijo, y él, se sin a la mesa a comer y no se pongan a dar vueltas con la comida en la mano.

Es más que problemático que un pari o amigo le visite con cierta frecuencia llevando un niño mimado que no puede o no está dispuesto a someterse a ningún control. “Por favor, querido, ¿no vas a ser un niño bueno? –le amonesta sin resultados, añadiendo-: Sabes que a Aunty no le gusta que juegues con sus libros.” ¡Y otro libro acaba destrozado! Aunqs difícil, necesita hablar con él lo más pronto posible, sobre las normas y límites que usted tiene en su casa para usted y sus hijos. Pídale su ayuda para resolver el problema. Explíquele que usted les ha enseñado a sus hijos a no jugar con los libros porque los cuida mucho.

Todos estos problemas son, en cierto sentido, una cuestión de táctica. Ayuda aplicar la disciplina con una táctica, si se ha elaborado una estrategia más amplia sobre la educación del niño. Un conjunto de ideas firmes, además de las líneas directrices le permiten enfrentarse a las crisis inesperadas que surgen en el trato cotidiano con el niño, con cierto grado de seguridad y objetividad.

Fu: Martin Herbert | Los problemas de los niños

Leer más artículos relacionados:

Un comentario

  1. Que un niño tenga buenos modales es muy importante para ellos, son aceptados por los adultos de otra manera…

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top