Noticias Destacadas
Inicio / Padres / El rol de los padres de contar cuentos

El rol de los padres de contar cuentos

Los primeros cuentos que compartimos con los niños, son los cantos en los cuales se colocan rimas. Historias o “nanas” sencillas de este tipo, son especiales para bebés aunque se pueden utilizar hasta la edad escolar, principalm si los niños no se encuentran emocionalm bien, o estar teniendo algún tipo de retroceso en su desarrollo. Son varios los consejos a la hora de contar cuentos, que los vamos a brindar en este artículo.

Se encuentran muchas nanas que riman y es enriquecedor "Mamá leyendo una historia a su hijo"aprender nuevas que sean de otras culturas. Madres, padres, abuelos, cuidadoras de los niños, pueden hacer sus propios cantos y la forma más fácil de hacerlo, es usar uno conocido y en base a este, inventar una letra nueva.

Aunque una mamá piense que no lo hace bien, cantar rimas para los niños es uno de los mejores regalos que una madre o abuelo puede ofrecer. Un bebé es muy sensible a los ruidos y todo lo que lo rodea, por lo que la voz de una persona que reconoce, es siempre mejor que de cualquier CD o radio. Las palabras suaves, las distintas tonalidades, las expresiones que adoptamos, los cantos rimados… todo contribuye para desarrollar un lazo saludable entre el niño y quién lo está cantando.

En la medida que un bebé crece, la riqueza que aportan las canciones y las historias rimadas, le aportan seguridad y alegría. Los niños hasta la edad de seis años o más, son nutridos por la simplicidad y el placer que les produce estas rimas.

De dos años a tres en adelante, a la vez que comienzan a tener conciencia de sus cuerpos y de la vida diaria, los niños estáontos para historias más complejas e inclusive son especiales rimas o cuentos que hablen de las partes del cuerpo. Juegos de dedos son también actividades que les gustan. Muchos cuentos pueden ser relatados usando los dedos como apoyo, por ejemplo un cuento que hable de una arañita que sube por la pared, utilizar los dedos para emular este movimiento en la pared; los niños aman esto.

A la edad de tres a cuatro años, son capaces de absorber rimas más complejas e historias repetitivas. Lo que sucede con dichas historias es que, cuando aparece un personaje nuevo y se acopla a la historia, la misma acción es repetida. Con el desarrollo de la concentración los niños gustan de historias repetitivas y también del día a día, por ejemplo, sobre la madre canguro que lleva a su bebé por primera vez a un río. Son cuentos que narran cosas simples, reales y secuenciales y pueden ser acompañados de rimas que los chicos adoran.

De la manera en que un niño sigue creciendo, su capacidad para imaginar y fantasear se desarrolla en buena medida. Los estados del desarrollo de la fantasía son observados por los cambios en el juego creativo. Un niño de dos años o menos imita al adulto trabajando y lleva por ejemplo, un carrito con verduras de un lado a otro. Ya más grandes, de unos tres años o más, van a jugar con bloques y van a construir trenes, casas, castillos y todo lo que su imaginación les permita.

A los cuatro o cinco años, el niño va a tener una idea imaginativa y entonces busca los objetos para aplicarla; piensa en jugar a restaurantes, casas, etc. En esta etapa la imaginación está floreciendo y estáontas para los cuentos tradicionales populares o de hadas. tipo de historias satisfacen el profundo deseo de los niños por lo milagroso y ofrecen consuelo y esperanza.

A los niños de siete años les empieza a gustar las historias más largas, con desafíos y personajes que tienen una experiencia personal de sufrimiento y tristeza. El enfrentamiento con el mal puede ser más fuerte y más desafiante, y puede tener más vueltas a lo largo de la historia. Un ejemplo puede ser el de Blancanieves y los siete enanitos

Para los niños de ocho años o más, además de cuentos más complejos, les encanta los de las difers culturas como historias africanas, indianas o egipcias. También en estos cuentos se introducen contenidos educativos y conceptos de aprendizaje como el alfabeto y el vocabulario.

Las historias y los métodos de contar dichas historias, pueden ser utilizados para ayudar a desarrollar la imaginación en el niño, enfrentar mal comportamiento en los niños, así como también utilizados para el buen desarrollo de la persona, tanto social como emocional. Padres y maestros deben encontrar el espacio y la manera de traer la riqueza de los cuentos para la vida de los niños, para formar jóvenes y adultos imaginativos, íntegros y prontos para enfrentarse al mundo de forma positiva.

Gabriela Nari | Editora de Suhijo.com

Artículos relacionados

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top