Noticias Destacadas
Inicio / Padres / Sofocación y ahogamiento en niños

Sofocación y ahogamiento en niños

A todos los niños les encanta el agua y tienden siempre a acercarse e intentar tocarla. No tienen conciencia del peligro, erectile así que es normal que quieran estar cerca. Ahogarse es una de las primeras causas de muerte infantil y, si bien parece imposible que algo así pueda suceder, lamentablemente ocurre en varias ocasiones. De todo lo expuesto, destacamos lo importante de que de los accidentes están, y su prevención debe ser continua.

La sofocación y ahogamiento se dan con más "Dos niñas sentadas en un muelle con el chaleco salvavidas puesto"
frecuencia en niños pequeños. La sofocación es más común en el lactante, sobre todo, por el uso de alguna manta de fibra sintética, que le esté impidiendo la respiración.

El ahogamiento es frecuente en niños pequeños y adolescentes. En los primeros, porque aún no saben nadar y todavía no han adquirido la noción del peligro que significa el agua; en los segundos, porque confían en que no les va a suceder nada y no suelen medir sus fuerzas ni su resistencia, y fácilmente pueden llegar al agotamiento sin darse cuenta.

Prevención:

  • Enseñar a los niños a nadar lo antes posible.
  • Impartir nociones sobre los peligros potenciales del agua y conocer las limitaciones propias de cada edad, sobre todo en cuanto a la resistencia física.
  • Rodear las piscinas con protección adecuada.
  • Colocar alarma en la piscina.
  • Tanques de agua y estanques, con protección.
  • No permitir que el niño juegue con bolsas de plástico, porque se la pueden poner en la cabeza.
  • No dejar que tenga a mano cuerdas ni cordones, ya que jugando quizá lo coloquen alrededor del cuello.
  • Cuidar de que los barrotes de la cuna no permitan el paso de la cabeza del niño.
  • No jugar con el niño mientras está comiendo.
  • No permitir que coma parado.
  • No dejar que los niños se suban a kayaks, canoas, botes, etc. sin colocarse el chaleco salvavidas.
  • No dejar que los niños jueguen en el mar con inflables de ningún tipo; las corrientes de agua son los peores enemigos para este tipo de juegos, ya que los pueden llevar a lo hondo.
  • Indicarles hasta que profundidad pueden bañarse en el mar.
  • Por más que sepan nadar, vigilarlos de forma continua.
  • No dejar al bebé solo en el baño.
  • Cuando hay niños pequeños, no dejar baldes llenos con agua.
  • Tener nociones de primeros auxilios, puede salvar la vida de un niño o adolescente.
  • Conocer el centro asistencial más próximo a la casa.

Prevenir accidentes que pueden sufrir los bebés o los niños, es uno de los cuidados básicos que debe preocupar a los padres. Nunca está de más indicar las posibles fuentes de riesgo, y cómo actuar para mantenerlas lejos del alcance de los niños. También es fundamental que los adultos sepan realizar los primeros auxilios en los niños, en caso de que sea necesario.

Los accidentes pueden ocurrir en cualquier momento, así que hay que estar atento y prevenir los potenciales peligros que dentro de la casa, así como también fuera. Cuidado con los objetos peligrosos ya que, como dice el refrán prevenir es mejor que curar y todas las precauciones para con un niño que se puedan tomar, nunca van a estar de más.

Gabriela Nari | Editora de Suhijo.com

Leer más artículos relacionados:

Un comentario

  1. bueno el articulo pero falta mas inforamcion

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top