Noticias Destacadas
Inicio / *Importantes / Consejos para los primeros baños del bebé

Consejos para los primeros baños del bebé

Después de la estadía en el hospital, cialis el regreso a casa viene de la mano de muchos miedos e inseguridades. La madre estaba en un entorno cuidado, healing protegida y rodeada de una atención única dónde podía descansar tranquila ya que el recién nacido estaba siempre atendido y los primeros cuidados al recién nacido, quedaban prácticamente en mano del personal. El baño de todos los días, el cuidado de la piel, la lactancia… son algunas de las atenciones que el bebé va a recibir ahora en la casa y por esta razón, redactamos este artículo con la finalidad de ayudar a los padres en esta tarea tan difícil y gratificante a la vez, como es la crianza de un hijo.

El bebé debe recibir al llegar a "Bebé recién nacido en su primer baño"casa, sus primeros cuidados básicos para asegurarnos que en estos primeros días, se encuentra limpio y cómodo. Se tiene que tener precauciones a realizar los primeros baños, cuidando su piel y principalmente el cordón umbilical hasta su caída; luego las cosas se van tornando de a poquito, más sencillas.

Antes de la caída del cordón umbilical, la prioridad más importante es mantener dicha zona libre de secreciones o cualquier tipo de impurezas, y toda el área una vez higienizada, seca. Lo ideal es limpiar el cordón umbilical con una gasa mojada en alcohol para posteriormente envolverlo con una gasa seca y el proceso se debe repetir cada vez que se cambien los pañales. Con este procedimiento se obtiene como resultado, la desecación del cordón para su rápida caída.

Cuando se realiza la higiene del cordón, la madre no debe tener miedo de lastimar al bebé, ya que no se tiene sensibilidad en esa zona. En caso de que el bebé llore significa probablemente, que le molesta el frío del alcohol, pero nunca lloran porque les duele. Si todo va bien, la caída es entre el séptimo y doceavo día; no preocuparse si no sucede así ya que en ocasiones demora más y el desprendimiento es siempre antes de la tercera semana de vida. En caso de aparecer un leve sangrado no preocuparse, pero, si se nota mal olor, secreciones purulentas, enrojecimiento alrededor del cordón, o sangrado abundante, se debe consultar al pediatra.

Después de la caída del cordón se puede dar al bebé su primer baño. El momento para la realización del mismo, es el más adecuado para los padres ya que no hay un horario establecido como norma; si es muy positivo que el padre pueda estar presente para ir desarrollando su paternidad. Es un momento muy especial para la familia y muchas veces las madre cede la primera vez de bañarlo, a alguien que tenga más seguridad en esto como por ejemplo la tía, hermana o abuela. Las manifestaciones que puede expresar el bebé, son diferentes en cada uno: lloran, ríen, se quedan quietos, expresan asombro, etc.

Elegir una habitación cálida y la bañera debe estar a una temperatura templada para el recién nacido. Sosteniéndolo adecuadamente, el bebé puede ser desplazado suavemente por el agua mientras se le habla o canta despacito; este juego es muy disfrutado por ellos y seguramente se debe a que reviven experiencias previas al nacimiento, mientras aún se encontraban en el líquido amniótico.

El baño del bebé se debe realizar todos los días y es muy bueno, elegir un momento que luego se pueda establecer como rutina. En algunos bebés suele tener un efecto relajante y los predispone para el pecho materno y el sueño; en estos casos se aconseja bañarlo en la noche. Poco a poco se irán estableciendo las distintas rutinas tanto en el baño, como en otras cosas relacionadas con él.

Antes de bañarlo y cambiarlo, conviene tener a mano todo lo que se va a necesitar: un jabón neutro o de glicerina, una toalla, pañales y ropa limpia. La mejor manera de sostener al bebé para que se sienta seguro dentro del agua, es sostenerlo con firmeza sujetando su cabecita y brazo, tomándolo por debajo de la axila. Con la mano libre, se lava el cuerpo suavemente. Para sacarlo de la bañera, alzar su cabeza y sus hombros con una mano y con la mano libre, pasarla debajo de las nalgas. Levantarlo y envolverlo inmediatamente en la toalla para que no se enfríe.

El cuidado de la piel del bebé es muy importante, por lo que se debe prestar atención cada vez que se cambia el pañal, de higienizar toda la zona y que quede bien limpio y seco. No se aconseja usar talco por las alergias ni tampoco perfumes; el sentido del olfato está muy desarrollado en los bebés por lo que debe evitarse su uso en un principio.

Junto con el nacimiento de tu hijo la madre aprende muchas cosas, entre ellas, que el baño del bebé es otra ocasión más de intercambio afectuoso entre la madre y el hijo ya que las caricias, mimos y voces, son esenciales en el proceso de vinculación.

Gabriela Nari | Editora de Suhijo.com

Leer más artículos relacionados:

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top