Noticias Destacadas
Inicio / Ocio / Cuentos cortos / Cuentos cortos: El gnomo de las manzanas

Cuentos cortos: El gnomo de las manzanas

Bajo un gran pino, cerca del camino, vivía un pequeño gnomo, no más grande que una seta. tweet

Cuando llegó el otoño, equeño gnomo, pensó que necesitaba recoger las manzanas del huerto, si quería llenar la despensa para pasar el largo invierno. tweet

Al día sigui, de madrugada, se puso las botas, el abrigo y el gorro, se ciñó la mochila a la espalda y se puso en camino. Pero al poco de caminar por el bosque, oyó de pronto un pequeño ruido: crec, crec, crec; y se topó con la cara de un zorro que lo estaba vigilando con sus astutos ojos verdes. tweet

Corre que te corre. Equeño"Ilustración para cuentos cortos de la cara de un gnomo" gnomo volvió raudo a su casa y dijo:
-¡Uf! Casi he dejado la piel ¡En otro momento volveré! tweet

Al día sigui, de madrugada, se puso las botas, el abrigo y el gorro, se ciño la mochila a la espalda y se puso en camino. vez salió del bosque sin sobresaltos hasta que llegó a un bello prado donde pastaban las vacas; muu, muu, muu… tweet

La mayor de todas las vacas sacó su larga y larga lengua, como si quisiera comerse aqueño gnomo, y él, muy asustado, volvió corriendo hasta su pino:
-¡Uf! Casi he dejado la vida ¡Volveré otro día! tweet

Al día sigui, oyó el tintineo de las campanas del pueblo. Equeño gnomo salió con sus botas, abrigo, equeño gorro y la mochila a la espalda y atravesó el bosque, cruzó el prado y llegó hasta el huerto. ¡Las manzanas estaban tan altas y él estaba tan abajo! tweet

El viento jugaba alegrem entre las ramas del árbol, y al ver al gnomo tan triste… hizo caer amablem la más dulce manzana hasta sus manos. ¡Qué alegría! tweet

El gnomo le saludó alegrem, dio las gracias y después de guardar la manzana en la mochila, regresó a su casa. ¿Qué creéis que pasó luego? En su casa, equeño gnomo se comió un trozo de manzana hasta quedar bien saciado, y luego… luego partió a trozos la manzana que quedaba, la puso en una cacerola con azúcar y dándole vueltas y más vueltas, hizo una buena mermelada. Cuando hubo terminado, y tenía todos los botes llenos, estaba tan cansado que se tumbó en su pequeña camita de musgo y se durmió. Y la luna, desde la ventana, dulcem le cantó para acunarlo… tweet

Cuento recopilado por Laura Pla

Fu: Cuentos para chiquitines | Antroposófica

Leer más artículos relacionados:

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top