Noticias Destacadas
Inicio / *Destacados / Dolor de vientre en los niños

Dolor de vientre en los niños

Problemas de dolor de panza en los niños sobre todo en los lactantes, son muy comunes en los consultorios médicos. Es frecu escuchar a la mamá decir tiene cólicos, tiene gases, la panza la tiene dura, tiene calambres, no sé por qué llora, etcétera. Es importante que los padres aprendan a diferenciar cuando es importante ese dolor, para que puedan quedarse tranquilos en caso de que su bebé llore o bien sepan cuando acudir al médico.

El caso de un lactante que llora "Dolor de vientre en un niño que no quiere comer"después de cada toma de pecho y menos frecum durante la , en general el motivo de su inquietud son gases. También pueden venir acompañados por el vientre duro, pequeñas regurgitaciones y materia fecal dura. En caso de que aparezcan vómitos, hay que tener en cuenta que los mismos no pertenecen a este cuadro, por lo que se recomienda consultar con un médico. Para aliviar las molestias causadas por los gases, se pueden realizar masajes circulares, en el sentido de las agujas del reloj pero siesionar. También la posición boca abajo después de las comidas, lo alivia. Por otro lado, el stress que pueda estar pres en la madre, dado por el trajín del día a día, o que se sienta deprimida, o cualquier tipo de insatisfacción o cualquier tipo de sensibilidad a flor de piel qlla sienta, afectan al lactante. Cabe destacar que alrededor de la semana ocho a la doce, estas molestias abdominales desaparecen solas.

A partir de la primera infancia, los dolores constantes de vientre que aumentan a lo largo de varias horas y que se concentran en la parte inferior derecha del cuerpo, hacen suponer qstamos ante una apendicitis, que suele acompañarse de una sintomatología de náuseas, dolores al apoyar la pierna derecha, desgano, y lengua saburrosa. Es aconsejable ante esta situación, acudir al médico manteniendo al niño mientras tanto en ayunas sin darle nada ni de beber ya que si es apendicitis, se lo va a someter a una operación. Si el niño es pequeño, el diagnóstico de apendicitis no es fácil, por eso ante la duda, siempre llamar al médico.

En la primera infancia y primer período escolar es común que los niños se vean afectados por reiterados dolores abdominales conocidos comúnm con el nombre de empachos. El médico debe establecer y combatir el dolor y hay que destacar ql empacho no es un diagnóstico verdadero desde el punto de vista de que se descartan los gases o espasmos intestinales como causantes del dolor. El médico descarta afecciones más serias antes de establecer qs un empacho y por esta razón se dice qs un diagnóstico de exclusión. Los síntomas clásicos de un empacho son cuando un niño está bien y de golpe si fuertes dolores de vientre que pueden durar pocos minutos hasta un par de horas. Dicha afección es frecu en niños entre los tres a diez años con tendencia a la constipación y muchas veces ciertos acontecimientos como separación de los padres, gritos, peleas, o mal manejo de situaciones, son las causantes del empacho. Si el niño se encuentra pálido y con fiebre o quizá dolores de cabeza, son síntomas que van de la mano de esta afección, sin embargo se descartan los vómitos que no forman parte de esto.

Más adelante vamos a tratar otro tipo de dolores de vientre causados por parásitos intestinales, infecciones de las vías urinarias, hernia inguinal, hepatitis A, etcétera. Ante dolores de vientre es vital que los padres le den la correspondi importancia a este episodio ya que por ejemplo, una apendicitis no tratada a tiempo, puede transformarse en peritonitis con graves consecuencias. Y siempre la mejor actitud que pueden tener los padres, es contener al niño tanto en su dolor físico, como los dolores del alma que también se presentan en la vida.

Gabriela Nari | Editora de Suhijo.com

Leer más artículos relacionados:

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top