Noticias Destacadas
Inicio / *Destacados / Los primeros cuidados al recién nacido

Los primeros cuidados al recién nacido

En el período de transición del vientre materno al mundo exterior, case el niño se encuentra casi indefenso ante los fenómenos que ocurren a su alrededor y es en este momento que comienza a sentir las primeras percepciones sensoriales. Tomando ciertas precauciones se eliminan los riesgos de incomodidades y trastornos ulteriores. Inmediatamente después del nacimiento, clinic en la misma sala de partos, sick el bebé necesita algunos cuidados que deben procurarle tanto la madre como el neonatólogo que lo atiende. Estas atenciones de rutina aseguran una correcta transición del útero materno al mundo exterior, la cual redundará en una mejor adaptación al nuevo medio ambiente y seguramente, podrá prevenir complicaciones futuras.

Al instante de nacer los médicos ligan el cordón umbilical, último lazo directo de unión entre el organismo del bebé y el de la madre. Seguramente el pequeño llorará durante unos instantes y será entregado a su madre y comenzar junto con el padre, si está presente, la primera exploración a esa nueva personita con la que poco a poco irá creando vínculos definitivos.

En esa primera aproximación es importante tener en "Madre con un recién nacido sobre su pecho" cuenta ciertos aspectos:

  • El bebé debe ser protegido de todo estímulo, agresión o procedimiento que no sean absolutamente necesarios. Luego de los exámenes médicos, indispensables, y si éstos dan un resultado satisfactorio, el niño puede ser entregado nuevamente a sus padres, quienes deberán cuidar que el ambiente sea el adecuado por su ausencia de ruidos, higiene y temperatura.
  • El niño requiere en primer lugar que se le provea calor: nacerá en un ambiente templado y será envuelto y secado inmediatamente, pese a lo cual su temperatura corporal desciende naturalmente. Tengamos en cuenta que el choque con el mundo exterior en este sentido, y aun tomando los recaudos necesarios, es importante. De los 37 grados que tenía en el vientre materno a los 28 grados que se mantienen en la sala de partos calefaccionada, ya hay una gran diferencia. Colocado sobre el vientre materno el niño no se enfriará, pero debe ser mantenido en un ambiente calefaccionado adecuadamente toda vez que, por alguna causa (un examen general, por ejemplo), se retire del lado de su madre.
  • El niño se encontraba en el vientre materno en un ambiente estéril, es decir, libre de gérmenes. Por eso el proceso de contacto con los microorganismos del ambiente (colonización) debe ser gradual. Para tocarlo debemos, previamente, lavarnos perfectamente las manos y es importante mantenerlo en contacto con la madre, pues debe ser ella y no el hospital, por ejemplo, quien le transmita los primero gérmenes que habrán de colonizarlo. Esto es fundamental ya que ella misma le aportará, junto con los gérmenes, los medios para combatirlos y adecuarse a ellos. Esto se realiza principalmente por medio de la lactancia.
  • Por eso también es importante que el niño reciba, lo antes posible la leche de su madre. El valioso calostro de los primeros días, aportará al bebé nutrientes y factores inmunológicos indispensables para una correcta transición.
  • Por último, el bebé requiere un estrecho contacto con su madre, a fin de aprovechar al máximo la gran capacidad de intercambio que ambos, madre e hijo, poseen en las primeras horas. Esto ha sido investigado por ciertos estudiosos que han denominado Período sensible neonatal a este especialísimo lapso, en el cual madre e hijo desarrollan una particular capacidad de entendimiento y de afecto, que aseguran un correcto inicio del vínculo entre ambos.

Fuente: Dra. Alicia Benítez | Soy mamá – Guía práctica de pediatría

Leer más artículos relacionados:

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top