Noticias Destacadas
Inicio / *Destacados / Celos entre hermanos

Celos entre hermanos

Con la llegada de un nuevo integrante de la familia, prescription es común observar distintas conductas se diría que del tipo agresivas, del hermano mayor hacia el más pequeño. Es fácil advertir que un niño tiene celos, si toma un juguete y lo arroja con fuerza hacia el recién nacido. Otro niño puede reaccionar con entusiasmo al principio, como si se tratara de un juguete nuevo, para decir al cabo de unos días, ¿cuánto falta para que lo lleves de nuevo al hospital?. Otro pequeño puede manifestar su malestar llamando continuamente la atención con berrinches, mal comportamiento o llantos, y algunos niños quizá se muestren ausentes o tristes, o tenga conductas regresivas del tipo de volver a pedir el chupete o se lleva el dedo en la boca como cuando era pequeño.

En determinadas ocasiones,"Bebé recién nacido en brazos de su hermanito que se siente celoso" cuando nace un hermano, podemos escuchar a un padre que dice Tuvimos mucha suerte con Karen, no tiene celos del hermanito; si bien es muy bueno ver cómo le demuestra cariño a su hermano, esto no quiere decir que esté libre de celos ya que los mismos, tienen diferentes maneras de manifestarse, sea de forma silenciosa o llamando la atención de forma ruidosa, pero los celos están latentes y basta un desencadenante que pueda molestar al hermano, para que salgan fuera como un volcán en erupción. Es inteligente darse cuenta que siempre existen amor y celos presentes y es muy importante permitir al hijo que fluyan sus emociones, y no que se fuerce a suprimir determinadas actitudes negativas.

Cuando un hermano ataca al bebé, uno de los impulsos que sienten los padres, es el de reaccionar de tal manera contra el niño, que lo avergüenzan e inclusive lo hacen sentir culpable. Realmente esto no está bien ya que uno de los motivos porque tiene miedo del bebé, es que los padres lo dejen de querer, y en el caso poco inteligente por parte de los padres de que lo lleguen a amenazar con dejar de quererlo, esta situación lo va a hacer sentir más triste aún; hay que saber cómo manejar los celos. El sentirse avergonzado también induce a ocultar sus celos, los cuales con el correr del tiempo, se van a arraigar más en el pequeño y perdurarán en el tiempo, si es que no se les permite sacarlos hacia afuera.

También encontramos al niño que por los celos va a sacar de quicio a los padres con sus llantos, gritos, enojos y berrinches, y es muy natural que los padres se sientan exasperados y enojados, ya que el cansancio los lleva a estos sentimientos naturales en esta situación, es más que probable que rezonguen al niño en el momento y que además y sin querer, lo ataquen o agredan; pero es muy aconsejable que intenten dominar estos sentimientos negativos, y mantener la calma por sobre todas las cosas, para luego poder estar en condiciones de escuchar las opiniones del hijo de forma clara y tranquila.

Está el hermano que se encierra en sí mismo, y se torna triste y meditabundo por causa de los celos. Estos pequeños necesitan mucha contención, amor y cariño y animarlo a que pueda expresar sus sentimientos escuchando al hijo con lo que tenga que decir, aunque sus palabras sean de naturaleza negativa. Si de ninguna forma puede sacar hacia afuera lo que piensa, la mamá o el papá pueden decirle en voz alta sé qué, a veces, te sientes enojado con el hermanito y con nosotros porque lo atendemos. Si se observa que después de mucho tiempo permanece sin la alegría de antes, es muy conveniente la consulta con un psicólogo que lo va a ayudar a salir de la situación.

Finalmente y a pesar de todo, el hermano tiene que tener dos cosas bien claras; la primera es que los padres lo aman como siempre y la segunda, es que nunca le van a permitir que lleve a cabo acciones contra el recién nacido. Si bien se le permite expresar sentimientos, esto no quiere decir que pueda llevar a cabo lo que está pensando. En los hechos, una manera de que esto le quede claro al niño, puede ser en algún momento en que los padres vean que avanza con gesto fiero con algún juguete en la mano y el brazo alzado hacia el bebé; es entonces en este momento en que algún padre tiene que detenerlo y sostener con firmeza el brazo mientras se le dice que no puede causar daño al hermano. Y luego es beneficioso abrazarlo y decirle que sabemos cómo se siente y que probablemente desea estar solo con mamá y papá. El poner en palabras los sentimientos del niño, lo va a ayudar a sentirse menos culpable. El nacimiento de tu hijo, se debe disfrutar a pesar de muchas contrariedades que puedan presentarse.

Gabriela Nari | Editora de Suhijo.com

Leer más artículos relacionados:

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top