Noticias Destacadas
Inicio / *Importantes / Primeras percepciones sensoriales en el recién nacido

Primeras percepciones sensoriales en el recién nacido

El nacimiento de tu hijo es la sensación más maravillosa que una madre experimenta, adiposity y de hecho, viagra dosage si la mamá da a luz en una clínica y en condiciones óptimas, drugs el ideal es poder pedir que tenga consigo al niño, todo el tiempo posible ya que estos primeros momentos, además de ser únicos, fortalecen el vínculo entre madre e hijo; y si se agrega de que el padre esté presente en el parto para comenzar a desarrollar desde ese momento la paternidad, todo se conjuga en el ideal de un nacimiento óptimo. Si bien es necesario y está correcto que el equipo técnico esté disponible por si sucede algo con el bebé, lo mismo que el equipo humano como ser el médico que indicará los primeros cuidados al recién nacido, éstos deben permanecer en un segundo plano, ya que lo que prima en estos instantes, es sentir al bebé.

  • Ruidos: Es muy llamativo "Bebé de tres meses sosteniendo la mano de su madre"como por instinto, al entrar en la habitación de un recién nacido, nos acercamos al mismo de forma silenciosa, hablando bajito y muy probablemente también en punta de pies. Todo sonido o ruido no humano que le llegan, al ser en principio desconocidos van a molestar al lactante e inclusive, hay que tener cuidado con los ruidos fuertes que pueden sobresaltarlo, y eso se puede detectar en la reacción que tiene en la respiración o el pulso que se acelera. Tener en cuenta que el bebé percibe y siente sonidos como la máquina de lavar, la centrifugadora, el ruido de una bocina insistente, etc. siendo que no podemos controlarlos ni hacer nada más que dejar que se acostumbre. Lo que sí está en nuestras manos, es intentar ser prudentes pero no llegar a los extremos; hablar alto pero no gritar, limpiar la casa pero no pasar la aspiradora en el ambiente que esté el bebé, poner música pero no a todo volumen, la idea es que de a poquito, pueda integrar los diferentes sonidos y ruidos a su vida, sin que estos lleguen de forma invasiva.
  • Ambiente: Desde el instante que un niño nace, el ambiente o habitación donde va a permanecer debe ser puro, limpio y ventilado. Si se vive en un apartamento en una ciudad, es lógico suponer que al abrir una ventana, además de aire, van a entrar otro tipo de impurezas que están presentes en cualquier ciudad; sin embargo, y aunque no sea el aire más puro, lo mejor es siempre dejar que se renueve el aire y no se envicie el que está. Se debe prestar atención a las corrientes de aire, ya que las mismas pueden tener consecuencias en el niño, provocando en él, determinadas infecciones en el aparato respiratorio como puede ser un simple resfrío o tos, hasta una pulmonía.
  • Humo de cigarrillo: Cualquier profesional repite hasta el cansancio, que no se debe fumar pero, ya no es solamente por el adulto, sino también que es menester entender que el humo de cigarrillo es altamente perjudicial para el entorno y, peor aún para el recién nacido. En caso de que se fume en la casa, es necesario abrir la ventana e intentar que no se contamine el aire de la casa con el humo del cigarrillo.
  • Luz solar: El recién nacido abre los ojos en la semipenumbra pero, en caso de que la luz del sol le dé plenamente en los ojos, como acto reflejo va a tender a cerrarlos de forma inmediata; situación que cambia al poco tiempo, donde el lactante ya va a poder estar en una habitación totalmente iluminada, sin que le afecte en absoluto la luz solar. Inclusive es óptimo para su salud, sacarlo abrigado inclusive en invierno, a dar paseos y dormir al sol. Pediatras coinciden que lo ideal es sacarlo todos los días al aire libre, diez minutos en la mañana y otro diez en la tarde. La luz del sol al igual que el pecho materno, son los mejores aliados del bebé, para un sano desarrollo.
  • Calor y frío: En el recién nacido, la regulación térmica no está aún bien determinada por lo que se debe cuidar mucho tanto del frío como del calor. Es muy importante que una madre esté atenta para que su hijo no tome frío, vigilando manos y pies y el color de la piel.

Gabriela Nari | Editora de Suhijo.com

Leer más artículos relacionados:

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top