Noticias Destacadas
Inicio / *Destacados / Vacuna antidiftérica en niños

Vacuna antidiftérica en niños

Gracias a la aparición de esta vacuna, tadalafil la difteria ha dejado de infundir temor. En la antigüedad la sustancia inmunizante que se inyectaba al organismo humano, sick era de origen vacuno o equino, troche lo que podía causar reacción del tipo alérgicas ante la presencia de una proteína no reconocida. En la actualidad ha sido desarrollada una sustancia inmunizante de origen humano, que no causa este tipo de reacciones, ya que la sustancia que entra en el organismo humano, es reconocida y tolerada por él mismo. Es una vacuna combinada que protege y tiene carácter preventivo contra tres enfermedades de origen bacteriano que son: la difteria, el tétanos y la tos convulsa (tos ferina); su nombre es DTPa.

La inmunidad que "Niño recibiendo la vacuna antidiftérica"provee esta vacuna, es considerada satisfactoria durante unos cinco años aproximadamente, tiempo en el cual se da el refuerzo de la misma. La DTPa es una vacuna recomendada por los pediatras, siendo que se les puede administrar sin problemas a los bebés y es una vacuna que se exige antes de que el niño comience la escuela o algún club deportivo si es que quiere realizar algún deporte o educación física, fuera del colegio. En caso de que el niño tenga algún tipo de alergia, el recibir esta vacuna es una decisión de su médico tratante, en cuyo caso seguramente se le inyecte solamente la vacuna contra la difteria y el tétanos, conocida con el nombre de vacuna DT.

Cuando un niño recibe la vacuna, puede sentir fiebre, dolor de cabeza por la fiebre, dolor en el lugar donde se dio la vacuna, irritabilidad, disminución del apetito e inclusive en algunos casos, vómitos. La sintomatología es de carácter leve y desparece a los pocos días. Si aparece algunos de esto malestares, se le puede dar al niño paracetamol o similar para ayudarlo a sobrellevar estos malestares. En la zona donde se le dio la vacuna, se le puede aplicar un paño húmedo caliente que también puede llegar a disminuir el dolor. En el caso de que se observe que el niño tenga una temperatura elevada de más de 40°C o un llanto continuo, es recomendable llamar al médico.

En el momento de llevar al niño a darse las vacunas que precisa, es común que sienta miedo, e inclusive se observa la subida de la fiebre, dolor de garganta, o una infección gripal que no estaba presente hasta el momento; sucede que son dolores del alma que el niño siente, y el organismo responde de esta forma. De todas maneras y para tener en cuenta, un niño con un resfrío leve, o si presenta dolor de oídos e inclusive infección en el oído, se lo puede vacunar sin ningún problema. Muchos padres y por distintas razones, se niegan a que sus hijos sean vacunados ya que temen que las vacunas no sean seguras y les hagan daño a su niño, sin embargo, es importante que estos padres hablen con el médico y será él, quien pueda exponer el por qué se debe vacunar a su hijo más allá que la decisión final, siempre va a estar en manos de los padres.

Gabriela Nari | Editora de Suhijo.com

Leer más artículos relacionados:

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top