Noticias Destacadas
Inicio / *Destacados / Características de los niños de 6 y 7 años

Características de los niños de 6 y 7 años

A partir de los seis años de edad, healing el niño se vuelve más independiente de los padres y comienzan a centrar su atención en lo que dicen o hacen otros niños. Si consideran que un tema es importante, cialis se vuelven responsables con ese tema específico. Se concientizan y ya saben muy bien que no pueden hacer determinadas cosas insensatas como salir corriendo a cruzar la calle, o llevarse a la boca objetos peligrosos. Es una etapa donde se advierte que comienzan a emanciparse de sus familias, y toman un lugar en el mundo. Por supuesto que siguen amando de todo corazón a sus padres, pero no son tan demostrativos como el niño de 5 años o menos, e inclusive se advierte que se dirigen con cierta frialdad hacia otros adultos que no conocen tanto.

Dentro de las características de los niños de tres años o más, se destaca que en general son cariñosos y muy demostrativos con sus afectos, además "Tres niños subidos a un árbol riendo"imitan las actividades, modales y lenguaje de sus padres siendo que la niña, quiere ser como su madre y siente un fuerte apego hacia su padre, y en el varón ocurre lo mismo pero a la inversa. Los sentimientos de amor del tipo posesivos, producen una rivalidad cada vez más fuerte con el padre del mismo sexo. Y acá cabe destacar que el miedo inconsciente al resentimiento de dicho padre, y la preocupación por las diferencias genitales, pueden en ocasiones, apartarlos de las expresiones abiertas de cariño y, por esta razón es que se observa que a esta edad, muchos niños ya no quieren que sus padres los besen o abracen demasiado.

Por lo general en el niño de seis años o más, si bien se sabe cuánto continúan amando a sus padres, ya no son demostrativos. Quieren ser menos dependientes de sus padres y se dirigen más hacia otros adultos que no pertenecen a la familia, con el objetivo de obtener ideas o conocimientos diferentes. También se observa que cuando los padres les indican lo que deben hacer, se impacientan porque ellos ya lo saben y quieren ser vistos y considerados como hijos responsables.

Es una etapa en la cual quieren adoptar el mismo lenguaje, vestimenta, cortarse el pelo, o modismos, de otros chicos. Es común que los buenos modales adquiridos en su familia, sean dejados de lado para observar que el niño que antes dejaba su abrigo donde correspondía, ahora llega a su casa y lo deja tirado en el piso, olvidando por completo las obligaciones. Los padres observan estos malos hábitos con tristeza y se angustian pensando que, después de educar a los hijos, han olvidado todas las buenas maneras que habían adquirido en su infancia; esto no es así ya que de hecho, los modales los han aprendido a la perfección y lo que están haciendo es rebelarse contra ellos. Es en estos momentos en que los padres deben mantener la calma por sobre todas las cosas, ya que su hijo está actuando de esta forma, como parte del crecimiento y todo va a volver a la normalidad. Los padres pueden con determinadas actitudes de los niños, pasarlas por alto, ahora, ciertos modales irritantes como pueden ser que el niño conteste utilizando malas palabras, se debe detener la acción inmediatamente ya que es importante poner límites y posteriormente intentar un diálogo cuando esté tranquilo.

En esta edad también hacen aparición los grupos de niños que, por ejemplo, deciden formar un club secreto. Pasan horas elaborando distintivos para los miembros y fijando un punto de encuentro. Escriben reglas y se sienten que pueden manejarse solos sin ser molestados por los adultos u otros niños más dependientes. Es decir, que se observa en esta etapa que les ayuda la compañía de otros niños que están en la misma situación, siendo que el objetivo es el de conseguir un vida social organizada.

Gabriela Nari | Editora de Suhijo.com

Leer más artículos relacionados:

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top