Noticias Destacadas
Inicio / *Destacados / La sobreprotección en los niños

La sobreprotección en los niños

Una de las mejores cosas que los padres pueden hacer por sus hijos, cialis es que tengan un crecimiento sano y feliz en un entorno adecuado para esto. Una de esas cosas es hacer fuerte a un niño, cialis para que pueda enfrentarse a las frustraciones de la vida sin contratiempos, prescription además de salir fortalecido de los mismos. En ocasiones los padres con determinadas actitudes, perjudican a sus hijos sin quererlo; las exigencias, las etiquetas, las luchas de poder, las críticas, las mentiras y la sobreprotección, son algunas cosas que los padres deben comenzar a prestar atención al momento de dirigirse o interactuar con sus hijos.

Enseñar a hacer las cosas por sí mismos "Niño llorando en un campo deportivo, mientras es consolado por su madre que lo abraza" a los hijos, es un paso importante en esta enseñanza ya que, la sobreprotección es justamente, realizar las cosas que tienen y pueden hacer ellos solos, siendo que es negativo el aporte que brindamos con nuestra ayuda. Si un bebé llora, el adulto se acerca para saber qué es lo que está necesitando en ese momento y en esta etapa es fundamental para el buen desarrollo de los vínculos, que se pueda atender a estas necesidades ya que de esta manera se siente protegido y contenido. Pero, a medida que va creciendo la dependencia debe disminuir, ya que el niño debe sentir que puede ir realizando cosas solo. Sin embargo, algunos niños continúan pegados a su madre y llegan a la edad adulta con una conducta emocional que sigue siendo infantil.

Lamentablemente lo que le sucede a los niños que no logran la correcta separación, es que su autoestima suele ser muy baja, además de que no tienen confianza en sí mismos y van buscando la aprobación de otros siendo que está pendientes de como los demás lo miren o juzguen. Conjuntamente tienen miedos que no son comunes en la edad en que se encuentran, y solamente sienten que los mismos se van si está la madre presente, lo que hacen de ella un vínculo que termina siendo adictivo. En caso de que le suceda algo a ella, sustituyen su figura por otra persona o son adultos con problemas de alcohol o drogas.

Las madres que tienen este comportamiento para con su hijo, son inseguras o bien tiene sentimientos ambivalentes, esto es que por un lado los aman pero por otro pueden experimentar rabia o rechazo por algún motivo; cabe recalcar que los niños perciben estas emociones negativas y los padres se sienten culpables y tratando justamente de reparar esta culpa, se entregan a realizar las cosas que le corresponden a sus hijos. El camino que corresponde para evitar esto, es aceptar y expresar los sentimientos ya sean estos positivos o negativos.

La dependencia comienza a gestarse en la infancia y es la madre la que debe tomar conciencia de esto, para poder cambiar de actitud a tiempo. El rol de los padres es el de transmitir confianza y hacer sentir a su hijo que tiene la libertad suficiente para realizar cosas por sí mismo, con total seguridad. Un niño dependiente va a sentir que necesita a su madre siempre y que sin ella puede fracasar; como resultado, si bien ama a su madre, es probable que tenga sentimientos encontrados de rabia hacia ella. Son niños que terminan sufriendo ya que en definitiva, no pueden valerse por sí mismos y lo más lamentable es que esta conducta no permite al niño desarrollar cualidades que seguramente estén enterradas en lo más hondo de su alma.

Gabriela Nari | Editora de Suhijo.com

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top