Noticias Destacadas
Inicio / *Importantes / Los miedos infantiles

Los miedos infantiles

Los miedos pueden ser causados por algo real o imaginario, patient pero si un niño siente miedo no se detiene a pensar si el mismo es racional o no. Cabe destacar que los niños miedosos sienten que no tienen herramientas internas para poder afrontar cualquier peligro que se les presente, physician además de que sus temores son alimentados a través de la imaginación con pensamientos negativos que no lo ayudan para nada a poder superar dicho miedo. Esto quiere decir que si un niño le tiene miedo a los fantasmas, en su cabeza surge el pensamiento de que se le van a aparecer en la oscuridad si está solo.

Siempre es importante "Niño en su cama con miedo" poder distinguir entre ansiedad y miedo ya que, la ansiedad va de la mano con ciertas características como son la inseguridad y la sensación de que algo malo va a ocurrir, siendo que el miedo es hacia un hecho puntual, como por ejemplo el miedo a las heridas. Hay que tener presente que todos los seres humanos tienen miedos, esto es normal, pero lo importante es como los pueden enfrentar cada uno.

Hay miedos que son comunes de cada edad, por ejemplo, un bebé se sobresalta frente a los ruidos fuertes, los niños de tres a cinco años suelen presentar otro tipo de miedos comunes y a los siete u ocho años tienen miedo a los extraños. También es común el miedo a la oscuridad y al abandono en la edad preescolar, en la edad escolar aparece el miedo al fracaso y a los siete el miedo a la muerte. En la adolescencia se le teme al rechazo y cuidan su cuerpo porque no les agrada la obesidad. Por último un miedo común en todos los niños, es el de no ser amados por sus padres.

Miedos de todo tipo van a estar siempre presentes en todos los niños por lo que una buena manera, es poder aceptarlos y brindarles diferentes herramientas para enfrentarlos. Si ponemos el típico ejemplo del temor a las vacunas, una buena manera es que en primer lugar que el adulto acepte que el niño tiene ese miedo para luego poder ofrecerle opciones para que pueda hacerle frente, por ejemplo, decirle que si respira hondo se va a aflojar y el pinchazo va a ser más leve.

Los padres nunca deben negar el miedo del niño, sino que tener la suficiente empatía para ponerse en el lugar del mismo y aceptar la situación. Tampoco hay que minimizarlo, ignorarlo, o ridiculizar dicho miedo. Hay que tener en cuenta que el niño siente este miedo de verdad y si se pasa por alto este sentimiento, el niño se va a sentir incomprendido. Lo padres que se burlan de sus hijos por lo miedos, puede llevar al pequeño a que se sienta desvalorizado e inclusive poner la etiqueta de miedoso, puede convertir al niño cuando sea grande en esto que fue rotulado.

La importancia de aceptar el miedo es que, de lo contrario, como se sabe que el miedo está presente, el niño intente evitarlo pero, obviamente que esto es imposible y lo que va a lograr es evitar este objeto al cual le teme y esto tiene como consecuencia un gasto de energía muy grande, ya que no puede pasarse toda la vida escondiéndose de aquello que le incomoda; el objetivo es un niño libre y feliz de toda atadura.

Gabriela Nari | Editora deSuhijo.com

Leer más artículos relacionados:

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top