Noticias Destacadas
Inicio / *Destacados / El pediatra y los controles

El pediatra y los controles

La relación con ediatra de tu hijo es muy importante y especial. Por eso es bueno qlijas a aquél con quien te sientas cómoda. Las consultas son fundamentales para la supervisión del desarrollo y crecimiento de tu bebé, por eso debes acudir a ellas periódicam.

En los controles ediatra analizará "Bebé en ediatra" cómo ha pasado el recién nacido desde la última consulta, los avances que ha tenido y las próximas etapas. Además controlará cómo se está alimentando y descansando. Realizará el examen físico, te indicará la vacunación que le corresponde e irá registrando (completando) su historia clínica. Así mismo actualizará el carné del niño en cada control.

Si el recién nacido está bien, el primer control se hace antes de los 10 días de nacido; y luego un control semanal hasta que cumpla su primer mes. Luego deberás llevarlo adiatra una vez por mes hasta que cumpla 1 año, salvo que surja algúoblema o ediatra te indique un tiempo menor.

Puedes escribir antes de la consulta los problemas principales o las dudas que tienes sobre tu hijo. Así podrás preguntar o conversar sobre esas situaciones y algunos exámenes especiales de control.

En las primeras consultas, el doctor…

  • Realizará un examen físico general, que incluye la cabeza, el corazón y los pulmones de tu bebé.
  • Medirá su estatura, también lo pesará y medirá erímetro del cráneo.
  • Observará su habilidad para moverse.
  • Indicará la vacuna que le corresponde.
  • Indicará suplementación con Vitamina D a partir de los 20 días de vida y más adelante suplementación con hierro.
  • Le hará un examen de la vista y la audición.
  • Te preguntará sobre la alimentación y te apoyará en la lactancia.
  • Te dirá si está creciendo y adquiriendo desarrollo normal.
  • Te dará información muy útil sobre cómo ayudar a tu bebé.
  • Orientará sobre la realización de ecografía de cadera.

No dejes de consultar con el médico, si tu bebé…

  • Tiene o lo ves enfermo.
  • Tiene tos, respira más rápido o con quejido respiratorio.
  • Duerme demasiado, más de lo habitual.
  • No muestra ningún interés en la comida o lo hace pobrem.
  • Tiene un color amarillento en los ojos.
  • Está persistm irritable e inconsolable.
  • Tiene los labios y la lengua morados o violetas.
  • Transpira demasiado cuando llora o se alimenta.
  • Vomita repetidam.
  • Sus deposiciones son muy claras, casi blancas.
  • No gana peso.
  • Tiene dermatitis o erupciones generalizadas.

Y recuerda, si tienes dudas o dificultades con la lactancia consulta siempre con tu pediatra.

Fu: Unicef| Bienvenido bebé – Guía completa para el cuidado del recién nacido 0 a 3 meses | Elaisa Pozzi – Rosario Valdés

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top