Noticias Destacadas
Inicio / *Importantes / Niño con dedo en la boca

Niño con dedo en la boca

Es normal que algunos niños de dos o tres años se chupen el pulgar o incluso otros dedos. A todos los niños les agrada chupar o mamar durante los primeros años de vida, por lo que si tu hijo es de los qstá con el dedo en la boca, no es motivo de alarma o preocupación. El contacto de la boca con un juguete o cualquier objeto, les calma la ansiedad además de que les produce una agradable sensación como la de comer o tomar algo que les gusta. En el caso de qsto suceda en un niño de cinco años o más, es válida la consulta con uofesional compet, ya qn esta edad debería de haber dejado este hábito hace tiempo.

En general el niño se "Niño con el dedo en la boca" chupa el dedo para calmar ansiedades, miedos o se si insatisfecho por algún motivo, por ejemplo, si un pequeño es separado por mucho tiempo de su madre, el mismo puede recurrir a este hábito ya que se va a sentir calmado porqstá haciendo algo que le daba tranquilidad de pequeño; inconscim piensa que si hace esto, va a volver a ser bebé y van a prestarle toda la atención.

Por parte de los padres es bueno que intn averiguar la causa de este comportamiento, y en caso de descubrirlo es excel dialogar con el niño para ayudar a expresar sus sentimientos; esto seguram lo va a ayudar y mucho. El adulto debe ser tolerante para poder ir de a poco avanzando de a poco y tener la sufici paciencia para esperar que la situación se revierta. Los padres son seres humanos y lógicam pueden sentirse impacis con tal de que su hijo esté bien, pero jamás deben tomar acción de forma agresiva como por ejemplo, pegarles o retirar los dedos de la boca del niño a la fuerza, ni mucho menos burlarse o aqueño, ya qstas formas de actuar pueden ser contraproducs.

Por otro lado, ensar en otros medios para quitar este hábito, como ser contarle cuentos de terror relacionados con monstruos que se llevan al niño que se chupa el dedo, o amenazarlo con que no va a crecer más, o cualquier cosa de este tipo absurda, van a reafirmar en el niño esa costumbre ya ql mismo va a sentir mayor ansiedad o miedo ante lo ql adulto le dice. Tampoco es bueno estar llamando la atención o vigilar continuam al niño, ya qsto va a resultar angustiante para él.

Lo mejor que puede hacer un padre para ayudar a su hijo en esta fase de crecimiento emocional, es aceptar los miedos y ansiedades y trate de comprenderlo y con sabiduría esperar el momento en que supere esta etapa. Escucharlo siempre es el mejor apoyo que se le puede brindar, además de tranquilizarlo y consolarlo. Tener a los padres como compañeros, es el mejor regalo para un hijo y saber qn caso de que no lo supere de esta manera, siempre hay profesionales que van a poder ayudarlo como corresponde.

Gabriela Nari | Editora de Suhijo.com

Leer más artículos relacionados:

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top