Noticias Destacadas
Inicio / *Importantes / Estreñimiento en niños

Estreñimiento en niños

El estreñimiento en el bebé o el niño, find ocasiona ansiedad en muchos padres y es uno de los temas por el cual se consulta con mayor frecuencia al pediatra. Se entiende por estreñimiento o constipación como el aumento de la consistencia de las deposiciones que se tornan muy secas y provocan dolor de vientre por la presencia de gases, viagra order la disminución de la frecuencia evacuatoria y dolor al defecar. Las causas del estreñimiento son varias, siendo que en ocasiones son manifestación de otra enfermedad como el hipotiroidismo, megacolon, etcétera, pero lo más común son las constipaciones funcionales, es decir, las que se deben a una alteración del funcionamiento normal del intestino sin ninguna patología orgánica que la provoque. Si es el caso de que un niño tenga frecuentemente estreñimiento, es vital que el pediatra en sus controles pueda determinar la causa y aliviar el malestar.

Causas de estreñimiento

Un niño puede "Bebé llorando porque está estreñido"evitar de forma consciente ir al baño por múltiples causas, entre ellas puede ser porque está muy entretenido en algún juego, o bien se encuentra en la escuela y no se atreve a pedir para ir al baño, o por otro tipo de problemas emocionales; cualquier causa hace que la materia fecal queda contenida en el intestino que por consiguiente se dilata, y así va disminuyendo de forma progresiva su sensibilidad para desencadenar el acto evacuatorio, siendo que a largo plazo, la sensibilidad al estímulo que desencadena el deseo de evacuar, se pierde.

El estreñimiento puede ser agudo o crónico, y se considera agudo cuando se presenta en forma ocasional y relacionado con fiebre, cambios de dieta, viajes, mudanza, padres en proceso de separación, ingreso al jardín de infantes, cuando nace un hermano, etc. y este tipo de estreñimiento se soluciona en la medida que se vayan resolviendo este tipo de problemas emocionales que lo han desencadenado. Por otro lado el estreñimiento crónico es el que se prolonga y se torna la forma habitual de evacuación en el niño.

Estreñimiento en bebés

Cuando un bebé se alimenta a través de la lactancia que le brinda su madre, es muy poco frecuente que aparezca estreñimiento ya que como es bien sabido, el pecho materno es lo ideal. De todas formas, en caso de presentarse, es aconsejable que se consulte al pediatra quien seguramente va a transmitir la seguridad de que el bebé no corre riesgo aunque haya pasado varios días sin defecar. El médico sabrá solucionar el problema aconsejando jugos cítricos o jugo de ciruelas secas, siempre y cuando la edad del pequeño así lo permita.

También enseña a la madre a estimular la contracción del colon con suaves masajes circulares en la pancita del bebé, los cuales serán en el sentido de las agujas del reloj, o bien a colocar al bebé en posición semisentado cuando se perciban los esfuerzos para evacuar, ya que esto lo va a ayudar a contraer sus músculos abdominales.

Puede suceder que aparezcan hilos de sangre en la defecación, por lo cual el pediatra constatará la presencia de alguna fisura anal causada por la fuerza que hace el niño al defecar. Si este es el caso indicará el tratamiento adecuado con una buena higiene y pomadas para aliviar el dolor.

Estreñimiento en niños

La edad entre los dos y tres años es la etapa del control de esfínteres, siendo que algunos niños comienzan a estreñirse. Ante estos casos los padres puede que se pongan nerviosos pero hay que tener en cuanta que los padres son seres humanos y es normal que se sientan de esta manera; igualmente deben intentar calmar la ansiedad, ya que de lo contrario perjudican el sanar de forma normal además de causar que los períodos de estreñimiento se prolonguen.

Los niños constipados suelen ser tímidos, callados, introvertidos, poco sociables, cuyos padres son generalmente bastante exagerados con respecto a la higiene del pequeño y que no permiten que jueguen en el suelo para no ensuciarse y dicen estar en contacto con supuestos gérmenes; a dichos padres, es menester recordarles la importancia del juego en el niño y el contacto con la naturaleza para un feliz y sano desarrollo.

A algunos de estos niños se les suele administrar supositorios o laxantes, e increíblemente los padres los premian o castigan de acuerdo a si defecaron o no, por lo que el acto en sí, termina convirtiéndose en un martirio para el niño y como consecuencia la situación empeora negándose definitivamente a siquiera intentarlo. Los padres sienten que el niño es obstinado y que no quiere hacerles caso, convirtiéndose al final en una lucha de poder para ambas partes.

En estos casos hay que proceder de forma inteligente y trabajar junto con el pediatra, quien indicará la dieta correcta y jamás ningún tipo de laxante. La primer medida es conocer los componentes de los alimentos para saber qué es lo mejor para el niño, y seguir consejos sanos como el de tomar en la mañana un jugo no colado antes del desayuno lo que seguramente le va a producir el deseo de evacuar. También el médico aumentará el consumo de fibras que favorecen el tránsito intestinal.

Los alimentos aconsejables además de los jugos de fruta son la verduras de hoja verde cocidas o crudas, las frutas, el pan y las galletas que sin son hechas en casa, muchísimo mejor.

Gabriela Nari | Editora de Suhijo.com

Leer más artículos relacionados:

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top