Noticias Destacadas
Inicio / Embarazo / Concepción / Fitoterapia en el embarazo

Fitoterapia en el embarazo

Este sistema de medicina data de la antigüedad y el mismo está extendido por todo el mundo; se sabe que pueden ser utilizadas para prevenir y curar enfermedades de toda índole. La fitoterapia prepara las plantas para cumplir con dicho objetivo, ed utilizando hojas, semillas, raíces y tallos. Posteriormente los preparados obtenidos se toman a través de cápsulas, infusiones o pastillas, o bien pueden aplicarse de forma externa por medio de aceites en la piel, lociones, ungüentos o por baños de hierbas. Cabe destacar que en muchos casos las preparaciones obtenidas pueden suponer una alternativa natural para dejar de lado ciertos medicamentos y por sobre todo aliviar los síntomas de embarazo, pero es conveniente consultar a un médico para estar seguros de dar este paso, sobre todo en el caso de las embarazadas.

Los remedios hechos "Taza de té para una embarazada"en base a plantas se han utilizado en todo el mundo durante siglos y mediante la correcta combinación de tradición antigua y ciencia moderna, se puede saber con exactitud que los mismos son altamente eficaces además de seguros. A través de estos se pueden tratar varias dolencias como pueden ser la tos, resfríos, hipertensión arterial, retención de líquidos, esterilidad, problemas menstruales, esterilidad, dolor de cabeza, insomnio, trastornos digestivos como la diarrea o el estreñimiento, trastornos nerviosos, quemaduras, cortes, anemia, dolor de espalda, ardor de estómago, caspa, acné, etcétera, pero lo más importante, es que los mismos pueden ser utilizados como medicina preventiva. Cada vez más son las mujeres embarazadas las que recurren a la fitoterapia para tratar cualquier problema que surja durante el embarazo, además de asegurarse un parto natural y fácil para el nacimiento del bebé.

Por otro lado hay que tener en cuenta que si bien la mayoría de las hierbas son seguras durante el embarazo, hay algunas que deberían evitarse ya que pueden contraer el útero y por consiguiente puede haber riesgo de aborto o nacimiento prematuro. Con esto se quiere hacer hincapié en que jamás se debe auto medicarse con nada, sin previa consulta a un especialista. En la primera consulta el fitoterapeuta hará una historia clínica completa con todos los datos posibles acerca del estado de salud y demás, como por ejemplo historia menstrual, posibles abortos, alergias, enfermedades recurrentes, tipo de alimentación, estado emocional como excesiva sensibilidad o depresión, estilo de vida y muchos datos que se consideran pertinentes para una historia clínica detallada. A partir de esto, se recetan los remedios que el considere y seguramente de consejos sobre ejercicios, estilo de vida, peso ideal para concebir, además de consejos para comer bien en el embarazo. Luego se comienza con la medicación y los mismos los provee el fitoterapeuta o bien se adquieren en tiendas especializadas o farmacias.

La fitoterapia así como la homeopatía en el embarazo, es una de las terapias naturales más fáciles de emplear, y en ciertas ocasiones puede resultar de lo más gratificante el cultivo de las hierbas en la propia casa como por ejemplo, menta, manzanilla, tomillo, romero, etcétera, que se pueden consumir frescas o secarlas para utilizarlas después. Con respecto a la preparación es importante siempre saber si se van a utilizar dichas hierbas como cataplasmas, compresas, baños de hierbas o infusiones, pero siempre en necesaria la ayuda de alguien que sepa muy bien cómo se realizan dichas preparaciones.

Gabriela Nari | Editora de Suhijo.com

Leer más artículos relacionados:

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top