Noticias Destacadas
Inicio / *Importantes / Debo o no ir a trabajar

Debo o no ir a trabajar

Desgraciadam, ha habido funestas explicaciones e interpretaciones extrañas de los textos de investigación, sobre la separación cotidiana impuesta por el trabajo en una sociedad que no proporciona las facilidades adecuadas para las madres trabajadoras, que han causado preocupaciones innecesarias a muchas mujeres. Como dice Michael Rutter:

A menudo los escritos de Bowlby han sido malinterpretados y usados erróneam para apoyar la noción de que sólo un cuidado de veinticuatro horas al día por parte de la misma persona es lo suficim bueno para un bebé. De este modo se ha afirmado que la maternidad adecuada es sólo posible si la madre no trabaja fuera del hogar y ql uso de guarderías y preescolares tiene un efecto especialm grave y a la larga perjudicial. tweet

Frecum "Madre con el bebé mientras trabaja" las madres se sin culpables por dejar el niño con otra persona durante gran parte del día. Sin que, de alguna manera, la separación diaria puede perjudicar al niño. Por tanto, es tranquilizador saber que no hay pruebas de que los niños cuyas madres trabajan sufran efectos negativos. Pero existe una condición importante: encontrar un buen cuidado sustitutivo para el niño. Y es crucial que la madre se sienta segura de los motivos por los que trabaja y no se deje obsesionar por continuas dudas. Los padres deben ser cuidadosos en la búsqueda de alguien que los sustituya. La realidad sugiere que los niños de las madres que trabajan no sufren si las personas que los cuidan les proporcionan una relación estable y una asistencia adecuada. Sin embargo, para que los padres que conservan ciertas dudas sobre la conveniencia de trabajar, indudablem es mejor pecar de prudencia, si tienen la oportunidad de hacerlo, al menos cuando el niño es muy pequeño.

Un buen cuidado diario no tiene por qué interferir en la relación madre-niño. El uso de guarderías diurnas no parece tener ningún efecto negativo a largo plazo ni físico ni psicológico. Los niños de los padres que trabajan no tienen más posibilidades de desarrollar problemas emocionales o de volverse delincus que los niños de las madres que se quedan en casa. Una investigación sobre madres trabajadoras mostró que los únicos niños que sufrían eran los que iban de la Ceca a la Meca en una sucesión de arreglos insatisfactorios e inestables para la m del niño. Tendían a llamar la atención y a pegarse a sus padres como lapas.

En general, los niños que van a una buena guardería tienen las de ganar, social e intelectualm, al volverse más independis y entrar en contacto con otros niños en la asistencia diaria. Mezclarse con otros niños ensancha el abanico de posibilidades de la conducta social de un niño. Mientras más crecerá su repertorio de técnicas sociales; tendrá la oportunidad de aprender a dar y tomar, a resolver conflictos y a cooperar.

Es importante recordar que una buen relación madre-hijo no depende de qstén juntos todos los minutos del día. Depende de lo que sucede entre ellos cuando están juntos y de la calidad del cuidado recibido. Una madre cariñosa que disfruta con la compañía de su hijo tras un día de trabajo puede tener una relación menos agobiante con él que una madre solitaria y resentida por sentirse atrapada en casa todo el día, o que se si continuam ansiosa y desgraciada porque no puede llevar nada a cabo.

Fu: Martin Herbert | Los problemas de los niños

Leer más artículos relacionados:

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top